Agosto se despide con un balance turístico positivo en la Costa da Morte

El mal tiempo acaecido en julio no afectó a las visitas, que incluso aumentaron


carballo / la voz

Agosto se terminó y con él en buena medida el verano, por la vuelta al trabajo y a los estudios. No obstante, deja un balance turístico positivo en la Costa da Morte. Y ello, pese a que el mal tiempo estuvo presente en muchos días. Las oficinas de turismo de la zona incluso se atrevieron a decir ayer que el período estival de este 2018 fue «mellor» que otros años: «Facemos un balance moi positivo, pois houbo moita máis xente», comentó Xosé Manuel Pose, de Laxe. Tanto fue así que, en algún punto, se llegó a la «masificación», apuntó Ada González, desde Dumbría.

Sí es cierto que algunos municipios notaron una menor afluencia en julio, como sucedió en Camariñas según explicó Verónica Blanco, pero todos coinciden en que con lo «potente» que fue agosto ya se compensó la disminución. O incluso con el mes de junio, que resultó «moi bo», aseguraron desde Dumbría. En este último punto de información turística, incidieron en que agosto «rompeu os esquemas e foi case inabordable», haciendo hincapié en que aumentó la «estacionalidade».

La primera quincena de agosto fue la de más consultas en las oficinas de todas las localidades. También, en la que más callejeros o folletos informativos se solicitaron. Con las estadísticas sin realizar, todavía es temprano para hablar de cifras exactas, pero en el puesto del Concello de Ponteceso, ubicado en Corme, ya se atrevieron a dar alguna cantidad: «A media diaria de persoas atendidas foi de 10, mentres que outras moitas limitáronse a coller papeis. O pico máis alto de visitas ao día estivo en 25», explicó Susana Toja.

 «O mes de agosto rompeu os esquemas e foi case inabordable con certa masificación»

Procedencia

En cuanto al origen de los turistas, todas las oficinas situaron a los madrileños en primera plana, seguidos de cerca por los vascos. Los procedentes de Cataluña, Aragón, Asturias, Castilla y León, Andalucía y de la Comunidad Valenciana estarían en el tercer nivel. El cuarto se divide entre los gallegos, la mayoría peregrinos, y los extranjeros, de Francia e Itali sobre todo, pero también de Inglaterra y Dinamarca. Asimismo, señalaron que aumentó el turismo náutico y de caravana.

¿Qué buscan?

Cuando llegan a la Costa da Morte, preguntan por los lugares icónicos de cada concello en cuanto a patrimonio. No obstante, según explican las técnicas de las oficinas de turismo, en general, preguntan cada vez más por rutas de senderismo, resaltando por ejemplo el Camiño dos Faros, y de forma específica, por la gastronomía y por actividades artesanales en vivo.

La ocupación hotelera fue igual o mejor que la del verano pasado

En la misma línea se manifestaron ayer los hoteles de la Costa da Morte sobre la ocupación: «Foi moi boa, en xeral», dijo Teresa Vidal, de Fonte do Fraile en Malpica; «Coma o ano pasado», comentó Rosalía Mouzo, del Langosteira en Fisterra. «Pese al mal tiempo, fue muy buena, comparable al 2017, año en el que se batieron récords», expresó Tito Petrizzo desde Pazo do Souto en Carballo.

Todos manifestaron llegar al 95 % o 100 % de ocupación en agosto, y al 75 % o 90 % en julio. Asimismo, hablaron en positivo sobre los meses anteriores y posteriores: «Para setembro xa temos o 50 % de reservas», expresó Jesús Lema, de Casa de Lema en Muxía, al igual que se manifestaron desde Carballo. «En maio e xuño tivemos máis xente que o ano pasado, e para setembro temos unha boa previsión», apuntaron desde Fisterra.

En cuanto a la procedencia de los turistas, coinciden con la proporcionada por las oficinas de turismo.

Reacciones

«Los precios de alquileres y restaurantes me parecen asequibles»

Pedro Feliú residió en Vigo mucho tiempo, pero nunca visitó la Costa da Morte hasta ayer. Su primera parada, junto con su pareja y sus dos hijos, fue el castillo de Vimianzo. ¿El motivo? «La artesanía que muestra me parece muy interesante», comentó. Después, hasta el domingo, visitarán Malpica y Razo para «conocer la costa». Y es que buscan hacer turismo activo, con el surf presente. Para ello alquilaron una vivienda en Ponteceso. Sobre los precios «de todo», expresó: «Me parecen muy asequibles».

«Es una zona que nos gusta mucho porque todavía es agreste y salvaje»

Pilar L. y su familia, hasta 6 miembros, que residen en Barcelona y veranean en su lugar de origen, A Coruña, decidieron ayer aprovechar el día con un viaje muy interesante. Comenzaron visitando el castillo de Vimianzo, luego siguieron por el mirador y la fervenza de O Ézaro, para finalmente acabar en la playa de Carnota. «La Costa da Morte es una zona que nos gusta mucho porque todavía es agreste y salvaje en comparación con las Rías Baixas, por eso venimos todos los veranos», explicó. Asimismo, le parece que hacer turismo aquí es «muy asequible», con visitas guiadas «gratuitas».

«Lo que más nos impresionó fue el castillo de Vimianzo»

María José Vivo ha llegado hasta la Costa da Morte debido a que su pareja, por trabajo, conoció la zona, y quiso enseñársela. Han estado en Cee y ayer visitaron el castillo de Vimianzo: «Las playas me gustaron mucho, pero lo que más me impresionó fue la fortaleza, por ser tan atractiva e histórica», explicó. Algo inmaterial que igualmente le encantó fue el clima: «Por la mañana fresco y por la tarde calor es genial», comentó. En cuanto a precios, expresó: «Hay variedad, ni más caro ni más barato».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Agosto se despide con un balance turístico positivo en la Costa da Morte