CARBALLO / LA VOZ

«Síntome acollida, recoñecida, valorada. Levei o día moi agradecida, moi sorprendida», confesaba ayer Lurdes Pardo Fernández pasadas las siete de la tarde, con la música de gaitas y panderetas sonando de fondo. La asociación As Neves de Buxantes, en Dumbría, en colaboración con un grupo de vecinos, le organizó un homenaje por su trabajo de dinamización cultural y social: 38 años de dedicación y trabajo desinteresado. «Teño 74, van 38 aquí... A metade da miña vida», decía la propia Lurdes, que se vio rodeada de exalumnos, compañeros, amigos, vecinos... «É unha moi boa experiencia. Non merecía tanto. Isto di moito da xente coa que vivo», añadía. Una misa «moi entrañable», con gente de Buxantes y también de fuera, una comida de confraternidad y la animación posterior derivaron en «momentos de moita emoción, de moitos recordos». Unas 230 personas tomaron parte en el xantar y para Lurdes solo hubo buenas palabras. Nerviosa en las últimas jornadas, intervino en varias ocasiones para dar las gracias: «Isto confirma que non me equivoquei na vida. Faime tamén ter confianza en que o que vivín vai seguir sendo realidade no futuro. A xente de aquí foi a que me coidou. É a miña vida», dice Lurdes, natural de Santiago, pero parte clave de la comunidad de Buxantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Lurdes Pardo, homenajeada en Buxantes: «Síntome acollida, recoñecida»