Familia acomodada que se asentó en Montevideo

Galería de emigrantes | María Antonia Agulleiro Pérez y Gabriel Piedra-Cueva Varela fueron los primeros de su clase en instalarse en una «chacra» (casa de campo)


María Antonia Agulleiro Pérez nació en San Pedro de Buxantes (Dumbría) en el año 1739, dentro de una familia considerada por algún genealogista como noble. María Antonia fue hija de Silvestre Agulleiro y Pascuala Pérez y se casó en España con Gabriel Piedra-Cueva Varela, natural de Miño (A Coruña), de familia noble también y boticario de profesión.

El matrimonio dejó descendencia: su hijo Ramón Piedra-Cueva y Agulleiro, nacido en Santísima Trinidad, Buenos Aires, allá por el año 1777.

Sabemos que primero emigró el marido, Gabriel, en 1768 y después, en 1771, la esposa, ambos para Buenos Aires, con el fin de trasladarse con posterioridad a Montevideo, en Uruguay.

Gabriel Piedra-Cueva ejerció de boticario y fue el primero de su clase en instalarse en la capital uruguaya, residiendo los cónyuges en una vivienda conocida como chacra (una granja o casa de campo) inmediata a la residencia de Francisca Recamán Pérez, la esposa del famoso Peñarol de los que ya hemos publicado reseña biográfica el pasado 9 de febrero del 2017, en esta misma edición de Bergantiños, de La Voz de Galicia.

En las inmediaciones de su chacra, Gabriel y María Antonia construyeron un oratorio particular que con el tiempo, por el 12 de febrero de 1784, llegó a convertirse en la viceparroquia de Las Piedras (Montevideo).

Y, después de años trabajando en el país sudamericano, el marido, Gabriel Piedra-Cueva Varela falleció en 1779 y su viuda, la dumbriesa María Antonia Agulleiro, volvió a contraer matrimonio en 1782 con José Sierra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Familia acomodada que se asentó en Montevideo