Un Dumbría en entredicho


Con casi 22 años de vida, el Dumbría es uno de los iconos del fútbol de la Costa da Morte. Suma cuatro Copas da Costa (2001-2002, 2005-2006, 2010-2011 y 2013-2014), un título de Segunda Autonómica (2005-2006) y otro de Primera Autonómica (2016-2017). Es una entidad que lleva el lema de la cantera en el escudo. Lo ha llevado desde siempre y esa filosofía no le impidió ser un equipo importante. En los últimos años ha firmado acuerdos de colaboración con clubes de Primera División. De hecho, hoy firma uno con el Deportivo. Tiene unas espectaculares instalaciones deportivas, que para sí ya quisieran otras entidades deportivas. El Dumbría era un club fiable, y sus equipos, unos planteles serios en lo deportivo y respetuosos con los entrenadores. José López Canosa fue el gran referente en O Conco. Desde su marcha pasaron Julián Ferreiro, con el que el equipo logró el último título y ascenso a Preferente; Diego Lobelos, que apenas duró en el puesto tres meses, y a finales de noviembre, la junta directiva, presidida por César Ferrío, apostó por Ignacio José Barreiro Bello, Nacho, un técnico de prestigio que logró un ascenso a Primera con el Fisterra y el título de Copa da Costa (1-0) de este año, precisamente contra su actual equipo.

Pero algo ha fallado a nivel institucional desde la marcha del que fue el presidente durante tantos años, José Manuel Pequeño. El club parece andar sin brújula, a la deriva, con un primer equipo que se ha convertido en un elenco ascensor. Un fiel reflejo de cómo actúa su actual órgano rector.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un Dumbría en entredicho