El censo de aves cayó a la mitad en Fervenza tras la apertura a la caza

Hace diez años se eliminó la veda cinegética en el entorno del embalse


carballo / la voz

El censo de aves acuáticas invernantes del embalse de Fervenza, cuyas aguas bañan los municipios de Zas, Vimianzo, Mazaricos y Dumbría, ha caído a la mitad en los últimos diez años. En concreto, ha pasado de un total de 5.806 patos en el 2006, a una media de 2.290 para el período 2008-2014. Son los datos de Felipe Bárcena, ornitólogo, gran conocedor del embalse, encargado de realizar los censos de aves invernantes en el embalse desde 1988 hasta el 2014, aunque comenzó muchos antes (en 1972) a realizar las mediciones en diferentes comarcas gallegas. Primero, para la Sociedad Española de Ornitología; después, para el ICONA, y finalmente y desde 1987, para la Xunta, hasta que hace un par de años la Administración autonómica decidió encargar estas labores a una empresa.

¿Por qué se ha producido un descenso tan drástico y en tan poco tiempo? Que no afecta solo al embalse, sino a un buen tramo de costa. Bárcena Varela de Limia considera que existe «un antes y un después» de la orden de 29 de marzo del 2007 por la que se determinaron las épocas hábiles de caza en la temporada 2007-2008, que se han mantenido. Fue el punto de inflexión para que el embalse dejara de estar vedado para el ejercicio de la caza, lo que generó la brusca caída del censo de anátidas. «Esta disminución fue más acusada en el caso de los patos buceadores (porrones, aythya), que se encuentran más indefensos para los cazadores, máxime si estos van en barca», señala el veterano ornitólogo.

Según los datos que ha ido recopilando en tantos años de observaciones, de un censo de 1.454 porrones comunes en el año 2006 y 667 en el 2007, se pasó a una media de 134 en el período 2008-2014. Por otro lado, de los 208 porrones moñudos censados en el 2006, se pasó a una media de 45 en el mismo período. «Hay que tener en cuenta el alto interés que tenía este lugar para la invernada de ambas especies, ya que, según el Atlas de Aves de Invierno en España 2007-2010, publicado por el Ministerio de Medio de Agricultura y Pesca y Medio Ambiente, sería una de las localidades más importantes de España, si no la principal, en el caso del porrón moñudo, y una de las más importantes en el caso del porrón común», señala Bárcena. La población de cerceta común también es interesante, ya que el embalse alberga más del 25 % de la población invernante de esta especie en Galicia. Bárcena cree que algún tipo de protección en el embalse podría servir para recuperar ese esplendor que se va perdiendo.

Más o menos del inicio de la época del descenso es la puesta en marcha, por parte del Concello de Dumbría, de los observatorios de aves (cinco cubículos de madera y cristal) en el área recreativa de Vilafernández (Olveira). No hay muchos más en la comarca. Destacan los de Baldaio (carballo) y los de Cabana, y poco más

La realización de los censos de aves acuáticas invernantes constituye un compromiso del Estado español, adquirido por la firma de diversos acuerdos internacionales de protección a las aves en general y a las migratorias en particular. Estos censos -señala el ornitólogo- también se realizan en los demás países de la UE, además de otros muchos en todo el mundo. Desde que la Xunta asumió las competencias estatales en materia de conservación, es la responsable de estos censos en Galicia. Hasta el 2015 la Dirección Xeral se los encargó a ornitólogos expertos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El censo de aves cayó a la mitad en Fervenza tras la apertura a la caza