Coren prevé facturar 38 millones de euros con la fábrica adquirida a Piensos Dumbría

La Voz

DUMBRÍA

Ramón Pérez era hasta la fecha el gerente de Piensos Dumbría.
Ramón Pérez era hasta la fecha el gerente de Piensos Dumbría. casal< / span>

Con la incorporación de la planta, la cooperativa ourensana superará el millón de toneladas de pienso facturadas al año

21 nov 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El Grupo Coren ha empezado a dar a conocer algunos detalles de la compra recientemente realizada de la fábrica de Piensos Dumbría, ubicada en la parroquia de Olveira.

Toda vez que el presidente de la cooperativa, Manuel Gómez Franqueira ha formalizado la compra a la familia Pérez, propietaria de la empresa, ayer el grupo informó que tiene previsto facturar 38 millones de euros en dicha planta, lo que la convertiría, de lejos, en la mayor compañía del sector en la zona.

La planta, que viene a reforzar la estructura productivo del grupo alimentario con raíces ourensanas, tiene capacidad para despachar 120.000 toneladas de pienso al año, fundamentalmente para ganado vacuno, porcino y cunicular. De ahí que Coren, que hasta el momento producía unas 900.000 toneladas con sus otras cuatro fábricas (dos en San Cibrao das Viñas, en Ourense, y otras dos en Lugo, Outeiro de Rei y A Pastoriza), vaya a superar fácilmente el registro simbólico del millón de toneladas.

Al margen de este incremento de capacidad, la fábrica de Dumbría tiene un interés estratégico especial para la firma, puesto que no contaba con ninguna dotación parecida en toda la zona oeste de la comunidad. De esta manera, como dice la compañía, podrá prestarle «un servicio más próximo a los ganaderos gallegos», que se traduce, según la empresa, «en reducción de costes de transportes por la cartera de clientes que tiene Coren en la zona, más si ahora se le suman los de Piensos Dumbría».

De lo que hasta el momento no han dado detalles ni la parte compradora ni los anteriores responsables es de la situación económica de la compañía que, como casi todas las del sector están afectadas por los crecientes impagos derivados de la crisis del lácteo. Una circunstancia que en Piensos Dumbría se topa con el agravante de que muchos de sus clientes son a la vez proveedores de Lácteos Pérez Olveira, la empresa ahora independiente, escindida del mismo grupo familiar, que se encuentra en concurso de acreedores y que acumula deudas por encima de las 12 millones de euros, de los que más de uno son entregas de leche sin pagar a los productores de unas cuatro mensualidades por término medio.