Bonilla despide el año con una edición limitada a base de patatas de Coristanco

La Voz CARBALLO / LA VOZ

CORISTANCO

La empresa, indica, quiere celebrar así sus orígenes gallegos, de los que siempre ha presumido

01 dic 2023 . Actualizado a las 00:59 h.

Patata de Coristanco, sal marina y aceite de oliva. Eso, «ni más ni menos», es lo que contendrán las 40.000 bolsas de 125 gramos con las que Bonilla a la Vista celebrará sus orígenes gallegos, lanzando una edición limitada de las patatas fritas más famosas hechas a base del tubérculo también con más fama, el de este municipio de Bergantiños. Desde finales de esta semana los consumidores las pondrán encontrar en los puntos de venta habituales de la marca. Serán unos 5.000 kilos de patatas fritas los que se distribuyan en esta edición limitada, que llega después de una colaboración previa entre la empresa y el Concello de Coristanco, con motivo de la Festa da Pataca: entonces de distribuyeron unos 50 kilos de patatas fritas entre los asistentes a la celebración. 

«El éxito del producto y el amor por la tradición gallega de la marca de snacks han hecho el resto y ahora Bonilla a la Vista ha decidido despedir el 2023 de esta forma, hasta agotar existencias», trasladan. Aunque la empresa hoy tiene su sede en Sabón (Arteixo), nació en Ferrol en 1932 y son noventa años ya dedicados a la producción de churros con chocolate y patatas fritas, su producto estrella. Estas se venden en 23 países. Al año se producen en torno a 400 toneladas de patatas fritas: de ellas, el 15 % se exporta al extranjero, un 10 % al mercado asiático, principal zona de exportación.