Cecilia Suárez: «Faciamos 37 tortillas e non chegaba a nada, pero non daba tempo a máis»

Cristina Viu Gomila
Cristina viu CARBALLO / LA VOZ

CORISTANCO

BASILIO BELLO

Celebró su jubilación en Carballo tras trabajar durante 35 años en la cocina del colegio Bormoio-Agualada

20 nov 2022 . Actualizado a las 16:42 h.

Cecilia Suárez Tasende trabajó durante 35 años en el colegio Bormoio-Agualada y ayer recibió el homenaje de sus compañeros por su jubilación. Cuando ella empezó como ayudante de cocina en el centro había unos 230 niños comiendo a diario y hoy son apenas 50. Explica que muchos días el trabajo era tanto que tenían que empezarlo el día anterior. Especialmente complicados eran algunos días a causa del menú.

«Faciamos 37 tortillas e non chegaban a nada, pero non daba tempo a máis e había que repartir». Reconoce que este era probablemente el plato favorito de los niños, junto con la lasaña y la pizza. Los platos de cuchara era más difícil que los aceptaran, excepto las lentejas, pero reconoce que acabaron acostumbrándose a las sopas y cremas de verduras. «Nunca houbo unha queixa da comida», explica.

Cuando ella llegó era Manuel Villar, que ya falleció, el director y fue elegida entre más de 20 aspirantes. No fue fácil al principio porque sus hijos eran muy pequeños y solo estaban sus suegros para cuidarlos, pero estos tenían sus propias obligaciones (una granja) por lo que «ás veces non sabía nin onde estaban os nenos», dice. Aunque reconoce que estaba muy contenta en el colegio que ahora dirige Olalla Formoso, la jubilación le ha venido muy bien y le ha permitido tener más tiempo para ella sus tres hijos y sus nietos.

Olalla Formoso: «Adoptáronme nun orfanato da India e aprendín a tocar a gaita en Madrid»

Cristina Viu

Nació en agosto de 1995 en el estado indio de Odisha (antigua Orissa), pero probablemente celebre más el día de octubre de 1996 en que sus padres la recogieron del orfanato. Es la directora del colegio de A Agualada, en Coristanco. Seguro que de las más jóvenes de Galicia con este cargo y tan gallega que toca la gaita desde niña y los sábados práctica baile tradicional y pandereta.

Olalla Formoso Sanmartín es tan extraordinaria como todo lo que le ha pasado en su vida, desde el día en que vino al mundo hasta el pasado septiembre en que fue puesta al frente del centro educativo de Bormoio, en el que, por otra parte, está encantada, tanto con los compañeros, todos nuevos, como con los niños y las familias.

Seguir leyendo