El proyecto de construcción del futuro polígono de Coristanco ya coge forma

Antonio Longueira Vidal
Toni Longueira CARBALLO / LA VOZ

CORISTANCO

BASILIO BELLO

Los interesados en reservar suelo tienen 15 días para poder hacerlo

07 ene 2021 . Actualizado a las 16:19 h.

El proyecto de construcción del ansiado y comprometido polígono de A Miñata, en Coristanco, va tomando cuerpo poco a poco. Eso sí, desde el punto de vista burocrático. Así, en enero del pasado año, la Xunta de Galicia dio luz verde definitivo al informe de viabilidad del parque industrial presentado por el consistorio e incluyó el proyecto en el plan de áreas industriales de Galicia, lo que significó, en la práctica, que pasaba a ser una iniciativa prioritaria para el Ejecutivo gallego.

El pasado mes de julio y durante una visita a Coristanco, la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, anunció el desbloqueo de una iniciativa empresarial que había sido comprometida por Madrid hace 18 años, tras el desastre del Prestige, con su inclusión en el ya famoso y archivado Plan Galicia. La idea de la representante del Gobierno autonómico fue la ejecución del polígono empresarial en dos fases con la finalidad de abaratar costes de construcción e iniciar las obras de la primera fase a la mayor brevedad posible.

Y ahora arranca una de las partes claves en todo este proceso: saber cómo respira el tejido empresarial coristanqués, y el de concellos limítrofes, y sus intenciones de instalarse, o no, en A Miñata. Por eso, el Concello acaba de abrir un plazo de 15 días para que los interesados en reservar suelo se pongan en contacto con el consistorio (a través del número de teléfono 981 733 001) para hacer efectiva una oferta. Con esta iniciativa, el equipo de gobierno local, presidido por el popular Juan García Pose, pretende conocer de primera mano la demanda real de suelo industrial y determinar así la cuantía de parcelas a ofertar por parte del ente público Xestur.

A expensas de los resultados, y según los primeros cálculos realizados por el ejecutivo local, la idea inicial de la Consellería de Medio Ambiente es habilitar en torno a los 50.000 metros cuadros brutos de suelo en A Miñata, lo que supondría una oferta de suelo industrial de unos 30.000-35.000 metros cuadrados. Las estimaciones por parte del Gobierno autonómico, a través de Xestur, apuntan a un precio del metro cuadrado que rondaría los 40 euros, inferior a los 50-60 inicialmente previstos. La inversión por parte del Gobierno autonómico rondaría los 3-3,6 millones de euros para la puesta en marcha de la primera fase del polígono.

Demanda real

«Do que se trata agora é de coñecer a demanda real de empresarios dispostos a investir e instalarse no polígono. Unha vez recollida toda esta información saberemos como afrontar a construción do futuro polígono»,apuntó un precavido Juan García Pose, quien ratificó que en caso de llevarse a cabo el área industrial, esta iría ubicada en A Miñata, en la parroquia de Oca: «Non hai outra alternativa posible en Coristanco: temos a dotación e reserva de solo no plan xeral e é a situación ideal porque estaría a carón da AC-552, nas inmediacións do enlace coa autovía da Costa da Morte e da autoestrada AG-55 e non moi lonxe da futura circunvalación sur de Carballo».

En enero del 2012 hubo 16 empresarios interesados en ir para A Miñata y reservaron 66.000 metros cuadrados

Del polígono industrial de Coristanco se empezó a hablar mucho antes de que ocurriese el desastre del Prestige. En concreto, en el año 1993. Pero se trató más de un debate político y plenario que de una propuesta o un interés real por parte de los empresarios. El Ayuntamiento volvió a retomar esta iniciativa, sin éxito por otra parte, en el 2005, el 2008 y el 2011 tras la celebración de varios encuentros con la Xunta de Galicia, los propietarios de los terrenos y los empresarios locales.

Precisamente a finales del 2011, y siendo alcalde de la localidad Antonio Pensado Plágaro, se retomó por última vez este proyecto. Así, el 26 de enero del 2012 y en plena crisis económica, el entonces regidor coordinó un encuentro entre el entonces director xeral del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS), Antonio Boné, y un grupo de empresarios. El representante de la Xunta explicó el proyecto sectorial para Coristanco. Eso sí, condicionado a un plan de viabilidad económico y financiero.

A golpe de bolígrafo, los interesados y asistentes a la reunión empezaron con las reservas de suelo. Finalmente fueron 16 los interesados en instalarse en A Miñata, quienes además demandaron 66.000 metros cuadrados de parcelas industriales.