Aparecen pintadas insultantes contra el párroco de Coristanco en el cementerio de Oca

El sacerdote dio cuenta de los hechos al Arzobispado, Concello y Guardia Civil, pero no presentó denuncia


Carballo / La Voz

«Cura putero, racista y pesetero», junto a dos símbolos del dólar. Esa es la pintada escrita con un espray de color rojo en el exterior del muro que circunvala el cementerio parroquial (junto a la entrada principal) de Oca, en el término municipal Coristanco. Lleva allí «al menos un par de meses», según apuntaron varios vecinos. Parece que el texto se realizó sobre otro que habría sido supuestamente borrado y realizado en el mes de julio. No es la única pintada. También hay otra en la fachada exterior de una casa supuestamente abandonada y ubicada en las inmediaciones del camposanto de Traba, también en Coristanco.

Estas pintadas parecen ir dirigidas hacia Manuel Mayo Romarís, de 36 años. Nacido en A Serra de Outes, lleva desde hace casi 8 años las parroquias de Oca, Xaviña, Traba, Seavia y Erbecedo. El sacerdote no se quiso extender en sus declaraciones: «No le quiero dar mayor importancia porque tengo claro que no me siento identificado con esas pintadas». Solo comentó que había notificado estos hechos al Arzobispado de Santiago, al Concello de Coristanco y a la Guardia Civil, aunque no presentó denuncia alguna.

Dijo desconocer quién pudo ser la persona, o personas, que escribió estos insultos en el cementerio de Oca, aunque cree que podría ser alguien que ni siquiera reside en el término municipal de Coristanco. También negó haber recibo amenazas de ningún tipo en los últimos meses y dejó claro el párroco que no tiene intención alguna de retirar los escritos insultantes: «El que lo hizo que lo retire si quiere yo no voy a hacerlo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Aparecen pintadas insultantes contra el párroco de Coristanco en el cementerio de Oca