Carballo / La Voz

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, regresó a la Costa da Morte. Después de sus visitas a Zas, Camariñas, Malpica y Vimianzo, ayer le tocó el turno a Coristanco, uno de los feudos tradicionales del PP en la comarca y un verdadero bastión del centroderecha, hasta la pérdida de la mayoría absoluta en mayo del 2015 por apenas 33 sufragios.

La marcha de Antonio Pensado Plágaro, alcalde durante 24 años, su apuesta por presentarse con un nuevo partido, Agrupación de Electores de Coristanco, y que solo uno de los integrantes del actual gobierno, Clarisa Couto, repetirá en la lista del PP, ha provocado un cisma en la formación, que han obligado a los populares a ponerse el mono de trabajo si quieren recuperar el bastón de mando el próximo 26 de mayo.

Feijoo puso toda la carne en asador. Estuvo acompañado por el presidente del PP provincial, Diego Calvo, el vicesecretario de Organización, Evaristo Ben, y el candidato a la alcaldía, Juan García.

Feijoo habló en clave nacional y, sobre todo local, durante su intervención: «É necesario concentrar o voto en Coristanco para poder gobernar», «Juan será o primeiro servidor de Coristanco, non precisa da política para vivir, non precisa da alcaldía para comer. Vén a servir, non a servirse» o «Necesitamos que Coristanco volva a funcionar porque agora é un tractor parado. Porque se hai emprego hai vida, e se hai emprego hai servizos públicos» fueron algunas de sus afirmaciones. Y puso a A Laracha y Arteixo como ejemplos de buena gestión. García Pose habló de «normalizar a vida política en Coristanco, facer propostas en positivo, rebaixar os impostos e axudar á xente e emprender».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Núñez Feijoo apela a la unidad en Coristanco para salir del cisma en el que vive el PP