Ocho partidos, a tortas por el voto en Coristanco


Arranca la campaña para las municipales. En muchos concellos de la Costa da Morte todavía de forma muy tenue, con algunas presentaciones. Queda, por ejemplo, por saber qué sparring colocará el PP de cabeza de lista para enfrentarse a Pequeño en Dumbría o por cuánto margen ganarán López Varela en A Laracha, José Muíño en Cabana o su primo, Manuel Muíño, en Zas, por citar varios ejemplos. También si Zaira Rodríguez irá finalmente por Ciudadanos o si Evencio Ferrero será capaz de repetir mayoría absoluta en Carballo. En el caso de Liñares, la opción de repetir candidatura en Cerceda está en manos del juez Taín.

Pero en mayo se prevén resultados muy justos, si se atiende a los precedentes del 2015. En Malpica, el PP logró la mayoría absoluta por apenas seis votos. En Laxe, los populares se quedaron a 63 del bastón de mando, y en Coristanco, Antonio Pensado no repitió mandato por solo 33 sufragios. Y un dato para algunos cabezas de lista, como Fondo Aguiar o Pensado Plágaro: nunca un regidor que perdió la alcaldía con mayoría absoluta volvió a recoger el bastón de mando.

Pero si hay un concello que dará juego de aquí al 26 de mayo ese es Coristanco. Con apenas cinco mil votos en litigio, ya se han posicionado hasta la fecha cinco candidatos: Juan Carlos García (PP), Antonio Pensado (independientes), Amancio Lavandeira (TeGa), Carlos Abelenda (En Marea) y Javier Álvarez Villar (Ciudadanos). Quedan otras tres candidaturas: Abraham Gerpe se presentará sí o sí. Según en los mentideros, lo hará por Compromiso por Galicia. Y quedan todavía PSOE y BNG. El coordinador de los socialistas en Bergantiños, José Antonio Viña, dejó claro que en Coristanco habrá candidato. Queda por saber quién y qué opinarán los siete afiliados de la agrupación local y que protagonizaron, junto con la dirección provincial, el esperpento de la moción de censura. También en el BNG andan a vueltas con su cabeza de lista. Laura Mariño demostró muy buenas maneras y también una gran integridad política. Pero se planteará si merece la pena pelear por cada sufragio para lograr una o dos actas.

Las listas habrá que ratificarlas y puede que alguno se caiga de la carrera en el último momento. Se requiere de un mínimo de 13 personas, 104 aspirantes a ediles en 8 formaciones para un censo que roza los 5.000 electores. Cada voto valdrá su peso en oro. Habrá que bajarse al barro y pelear por cada sufragio. La cuenta atrás ya ha comenzado.

Por Toni Longueira Crónica Ciudadana

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ocho partidos, a tortas por el voto en Coristanco