Fonteboa promueve la recuperación de tareas agrícolas tradicionales

Estudiantes del primer ciclo de la ESO tomaron contacto con la apicultura y con la esfolla del maíz, que es residual en la zona


carballo / la voz

Todos los alumnos de Fonteboa han visto plantaciones de maíz y muchos de ellos las tienen incluso en terrenos de la familia, pero la tradicional esfolla era para la mayoría una tarea casi desconocida. El centro de promoción rural de Coristanco promueve el conocimiento e incluso la recuperación de labores agrícolas que eran habituales para los abuelos de los alumnos. De hecho, en las actividades que están realizando estos días, incluidas en el proyecto que presentaron a Voz Natura, participan vecinos de la comarca que han pasado hace tiempo de la edad de jubilación y que enseñan toda la cultura que hay en torno al maíz.

Gumersindo Capelo es el responsable del proyecto de la escuela dentro del programa de educación medioambiental que promueve la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre. Hace unos días, los alumnos realizaron la primera parte de la actividad en el terreno de un vecino de A Feiranova. La segunda fase fue ya bajo cubierta, en uno de los invernaderos del centro.

Los estudiantes tuvieron la oportunidad de hacer las medas, construcciones que mantienen seca la planta, y utilizar las herramientas de la esfolla o escuncha. Para muchos era la primera vez porque aunque vienen de familias que se dedican a la ganadería, la fórmula más habitual ahora de aprovechar el maíz forrajero es el ensilado, una labor en la que solo se emplea maquinaria.

Para Gumersindo Capelo, lo principal ha sido mostrar a los estudiantes tareas que están en desuso para «que non se perdan».

La escuncha fue solo una de esas actividades casi desconocidas para la mayor parte de los alumnos. Por la mañana tuvieron la oportunidad de adentrarse en el mundo de la apicultura, una actividad también incluida en el proyecto de Voz Natura y en la que Fonteboa es especialista, puesto que tiene sus propias colmenas y dentro de una semana pondrá en marcha un programa integral de formación en esa especialidad para iniciados y principiantes, sobre todo personas ajenas al centro. Los alumnos del primer ciclo de la ESO aprendieron a quitar los paneles en los que las abejas hacen la miel y la cera, a extraer cada uno de los productos mediante el centrifugado. Pasaron varios días en ello, puesto que hay varias colmenas, cada una de un profesor, aunque también hay afición por parte de los estudiantes de los ciclos formativos de agricultura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Fonteboa promueve la recuperación de tareas agrícolas tradicionales