Los navegadores de toda la vida


Con la proliferación de navegadores en los móviles, cada vez mejores, y de serie en casi todos los coches nuevos, perderse ya es una opción, cuando antes era una probabilidad. Pero no hay que fiarse: ni todos los aparatos son iguales, ni están actualizados de la misma manera, ni por supuesto todos los conductores los han programado con los criterios adecuados. No se libran ni los profesionales. Recientemente, delante de mí, un camionero se detenía en A Canosa para preguntar cómo subir a San Sadurniño. ¿Al de Rus?, le preguntamos. No: al de Ferrolterra. No se me olvidará su cara. Hace más tiempo, un vecino de Andoio me contaba que había llegado a Baldaio otro camión que, en efecto, iba al Baldaio carballés, pero llegó al de Tordoia, que son dos casas y una pista estrecha que conecta con Aldemunde. Ambos ejemplos los he vivido directamente, pero he oído muchos más similares. En las noticias solo nos enteramos cuando algún tráiler queda encajado en una vía secundaria llevado por los mismos errores, pero sin semejante incidencia hay bastantes más ejemplos.

Por eso la importancia de mantener bien la señalización. No acabo de entender que a estas alturas aún no se haya colocado un cartel que marque el desvío a la A6 para ir hacia el aeropuerto de Alvedro, porque si te despistas acabas en la zona del Marineda y, cierto, puedes aprovechar la nueva vía rápida, pero tienes que conocerla. Diría que incluso se llega antes, pero ese es otro debate. Pondría carteles hasta en Carballo y proximidades para orientar también hacia Lavacolla. Incluso en la rotonda de A Milagrosa: unos van por Rus y otros por Sofán y todos dicen que la suya es la mejor manera. En otros lugares de España y de Europa he visto indicaciones semejantes a bastante distancia. Y siempre ayuda para el cada vez mayor número de turistas que está recibiendo la Costa da Morte. Al mismo tiempo, tampoco se entiende que un cartel de acceso a la AG-55 desde la carretera de Carballo a Malpica lleve roto por la mitad desde hace años, cuando un temporal lo partió.

No todo van a ser quejas. En los enlaces con la autovía de la Costa da Morte (Coristanco, Agualada, Nantón...) no se indicaba, al principio, que se podía conectar con ella desde la AC-552. Ya sí. Parece una menudencia, pero te saca de un apuro. O de muchos. Gracias a los carteles y a los mapas de papel, un taxista de Abegondo que para mucho en Carballo lleva 43 años yendo y viniendo a Suiza. El GPS está en su cabeza. Y, ante las dudas, pregunta, como se hizo toda la vida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Los navegadores de toda la vida