Los bienes de la matriarca del Clan de Neaño, confiscados por narcotráfico

El Tribunal Supremo ratifica la sentencia de la Audiencia Provincial del 2017, que había condenado a Elisa González Botana a cuatro años y medio de prisión


Carballo / la voz

La sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha ratificado la orden de que se confisquen todos los bienes de Elisa González Botana, de 81 años, y vinculada al denominado Clan de Neaño en calidad de matriarca. El alto tribunal avala la condena de la Audiencia Provincial de A Coruña, dictada el 3 de septiembre del 2017, por la cual condenaba a la conocida por A Vella de Neaño a cuatro años y medio de prisión, además de una multa de 5.500 euros y a la confiscación de todas su propiedades por un delito contra la salud pública.

Así, el Tribunal Supremo exige que se confisquen a nombre de Elisa González Botana casas en Cabana (2), Coristanco (2), Malpica (1) y A Coruña (1) además de un almacén en Coristanco y un Peugeot 307. Todas estas propiedades están valoradas, de forma catastral, según el fallo, en 224.385,04 euros. También tiene dos cuentas corrientes, con saldos a 31 de diciembre del 2015, de 4.710,70 y 8.398,79 euros, respectivamente, sin que quede acreditado que este dinero proceda de actividades ilícitas, según el tribunal.

El Supremo también ratificó la pena impuesta en su día por la Audiencia Provincial de tres años y seis meses de prisión, así como una multa de 5.500 euros con el atenuante de drogadicción, a un cómplice.

El Supremo avala, punto por punto, la sentencia de la Audiencia Provincial, que ha sido pionera en Galicia, al aplicar el precepto de decomiso ampliado, un instrumento que permite confiscar los bienes obtenidos con anterioridad al descubrimiento e investigación de un delito, por los que se dicta condena, que tengan una procedencia ilícita acreditada. Tanto el Supremo como la Audiencia Provincial consideran probado que Elisa González Botana y su compinche se dedicaban a la venta de drogas desde un domicilio en O Carrizal, a unos 100 metros de la AC-552.

La Guardia Civil estableció un dispositivo sobre esta vivienda entre mayo y agosto del 2016, y en este período los agentes observaron indicios de tráfico de estupefacientes y llegaron a interceptar a algunos de los compradores habituales de droga. Así, en la mañana del 11 de agosto del 2016 se procedió al último arresto de A Vella de Neaño. La Audiencia Provincial la condenó en primera instancia a cuatro años y medio de prisión y decretó la confiscación de sus bienes. La defensa recurrió este fallo mediante un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, alegando «una vulneración del derecho a la presunción de inocencia» o «infracción de precepto constitucional por vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva», pero el Supremo rechazó estas alegaciones.

Algunos datos

Sobre Elisa González Botana pesan tres condenas en firme (1998, 2010 y 2014), además de estar implicada en varias investigaciones.

11 de diciembre de 1996. Elisa González ingresó en prisión por un delito contra la salud pública. Tenía 59 años.

25 de febrero del 2004. A Vella de Neaño fue arrestada por tráfico de estupefacientes. Contaba con 66 años. Se le incautó medio gramo de heroína. Ya había sido detenida un año antes como presunta autora de otro delito por tráfico de drogas.

24 de abril del 2004. Quedó absuelta de un delito de tráfico de drogas. En aquel operativo, un pontecesán fue enviado a prisión tres años por estos mismos hechos.

16 de noviembre del 2006. Detenida en O Carrizal por 137 papelinas de heroína y cocaína.

17 de noviembre 2006. Elisa González Botana, de 69 años, ingresaba en la cárcel de nuevo.

5 de octubre del 2011. Condenada a cuatro años de prisión por un delito contra la salud pública.

12 de diciembre del 2014. El Supremo endurece la pena para la matriarca, hasta los tres años de prisión, por otro delito contra la salud pública.

6 de noviembre del 2015. Fue de nuevo arrestada, junto a otras seis personas, en el marco de la Operación Restore.

7 de noviembre del 2015. Prisión para Elisa González Botana y otras cuatro personas más. Tenía 78 años.

24 de febrero del 2016. Elisa sale de la cárcel tras pagar 9.000 euros de fianza. Había sufrido un ictus estando en prisión.

11 de agosto del 2016. De nuevo detenida por un presunto delito de tráfico de drogas. La Guardia Civil llevaba tres meses detrás de ella.

3 de septiembre del 2017. Condenada a cuatro años y medio de prisión y se decreta que se le confisquen todos sus bienes.

Un ejemplo

Elisa Botana, una de las estrellas del narcotráfico de la Costa da Morte, sufre un duro varapalo. La Justicia se lleva sus propiedades inmobiliarias. A estas alturas podría preguntarse si todo ello habrá valido la pena. Un buen ejemplo para los que dan mal ejemplo y pretenden vivir a costa de la salud de los demás y de la sociedad. La sentencia es un mensaje claro de que no todo vale en esta vida. Vender droga no es un oficio recomendable para nadie. Es un riesgo que ni siquiera vale la pena correr. Sobre todo para la conciencia. Quien la tenga.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Los bienes de la matriarca del Clan de Neaño, confiscados por narcotráfico