«En Alega somos todos menores de 30 y tenemos ilusión»

VERÓNICA COUTO CARBALLO / LA VOZ

CORISTANCO

CESAR DELGADO

Eloy Galán, formado en la EFA Fonteboa de Coristanco, integra una asociación integrada por jóvenes productores ecológicos

12 feb 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Eloy Galán (A Coruña, 1991) es el claro ejemplo de que emprendimiento, juventud y apuesta por el sector primario es una combinación perfectamente factible y además, enriquecedora.

-¿En qué momento se dio cuenta de que quería ser agricultor?

-Hace ya casi cinco años que empecé a estudiar el tema de la agricultura en la EFA Fonteboa (Coristanco), y fue ahí donde me surgió la idea de emprender y llevar a cabo este proyecto en el que estoy actualmente.

-¿Cómo ha sido su formación?

-Empecé con un ciclo medio de Producción Agropecuaria y seguí estudiando Ganadería y Asistencia en sanidad animal. Mi paso por la escuela ha sido de diez, ojalá se prolongara cuatro años más.

-Y de ahí a joven emprendedor, a través de su proyecto de fin de curso.

-Sí, aproveché que quería ponerme a trabajar y realicé el trabajo de fin de FP con la idea ya de hacer algo real, para poder ya encarar mi futuro. Allí me ayudaron y me enfocaron un poco el camino. A través de eso fui haciendo.

-¿Cómo fueron los inicios?

-Aún estoy en ellos. Los inicios son muy duros, hace menos de un año que empecé. Teoría sé bastante pero la práctica es una parte muy importante y en eso estoy, aprendiendo. Como se suele decir, a base de palos vas aprendiendo.

-¿Qué superficie tienen sus invernaderos?

-Son 1600 metros cuadrados en los que cultivo producto de temporada. Ahora mismo estamos con brécol, coliflor, repollo, algo de acelga, espinaca...

-¿Gestiona usted solo el invernadero?

-Sí, el proyecto está orientado solo a una persona. Ahora mismo estoy solo, pero espero en el futuro poder incorporar a alguien más.

-Está además en una asociación con otros jóvenes agricultores.

-Sí, se llama Alega y la formamos productores ecológicos. Somos todos menores de 30 años y tenemos mucha ilusión. A través de unas prácticas que hice en la escuela conocí a unos productores de Cesuras que ya estaban trabajando en el tema de Ecocomedores . No tenían aún una asociación formada, pero eran varios productores trabajando con alguna guardería y algún cole. A raíz de ese contacto empecé a hablar con ellos, una vez finalizadas ya las clases y el proyecto. Decidimos entre cuatro productores crear una asociación para que a estos colegios y guarderías les fuese más fácil a la hora de facturar, por ejemplo. Además, era una forma de darle profesionalidad a este proyecto.