La Costa da Morte registró los niveles de lluvia más elevados desde el 5 de mayo

Las precipitaciones de los últimos días no logran paliar los efectos de la grave sequía


Carballo / La voz

La ansiada y deseada lluvia hizo, por fin, acto de presencia en la Costa da Morte. Lo hizo desde la tarde-noche del miércoles. Primero de forma tímida y, según avanzaba la noche, de forma más acusada. A lo largo de las últimas 36 horas se registró una media acumulada de 19,03 litros por metro cuadrado, según los valores recogidos por las seis estaciones meteorológicas repartidas por la zona. Se trata de los índices de precipitaciones más elevados desde el 5 de mayo, cuando en la Costa da Morte se contabilizó una media de 22,7 litros por metro cuadrado.

La presencia de las nubes no deja de ser una buena noticia en una comarca muy castigada por la sequía. Algunos concellos pasan verdaderos apuros para garantizar el servicio de la traída a sus vecinos. El caso más graves es de Coristanco, donde el suministro pende de un hilo para más de 4.000 vecinos. Sin embargo, las lluvias de estos dos últimos días no han logrado paliar los efectos de una prolongada sequía, cuyas secuelas son más visibles en los principales cauces fluviales, donde el Anllóns, río Grande o el Xallas van bajo mínimos.

Estas precipitaciones facilitaron que hubiera varios accidentes de tráfico. El más grave se produjo sobre la medianoche de ayer. Sucedió en Carballo, a la altura del número 50 de la avenida de Artes. Una conductora, M.?T.?A.?R., vecina de A Coruña, perdió el control de su vehículo, que se salió de la vía, se empotró contra un muro de cierre de una casa y acabó frenando en un jardín. Según emergencias, no hubo que lamentar daños personales, aunque la mujer precisó de atención al sufrir un ataque de nervios. Acudieron el 061, Policía Local, Guardia Civil y Atestados de Tráfico.

El segundo percance relevante ocurrió sobre las nueve y media de la mañana de ayer en la rúa Alfonso X El Sabio carballesa. Un Peugeot 306 apareció volcado en una finca. Cuando la patrulla de la Policía Local llegó al lugar del siniestro, el, o los ocupantes, se habían ausentado del lugar.

También hay que contabilizar un tercer siniestro sobre las ocho de la tarde del miércoles, a la altura del kilómetro 7 de la AC-523, en O Corgo, Soandres. Dos personas resultaron heridas en una colisión en la que se vieron involucrados cuatro vehículos.

Algunos riachuelos ya muestran un caudal más crecido

La diferencia no es mucha respecto a los días previos a las lluvias, sobre todo en los ríos de mayor cauce, pero algunos riachuelos ya evidencian la necesaria lluvia con un mayor caudal. «Non é moito o cambio, pero algún compañeiro da Asociación Río e Mar comentou ter visto máis auga polos regatos de Baio. Algo é algo», señala Gómez Brandariz.

Pese a todo, como biólogo, no considera suficientes, ni por asomo, las precipitaciones recogidas en la madrugada de ayer. «Precísanse dunhas choivas moito máis constantes e prolongadas no tempo. Que chova miúdo, pero que chova durante varios días», añadía.

José Manuel Menéndez, presidente de Senda Nova, coincide con Brandariz y recuerda lo necesarias que son también las heladas para deshacerse de las plagas, que resisten dadas las altas temperaturas. «Estase a notar un cambio na tendencia climatolóxica e é necesario que volva a chover con asiduidade como o facía antes, xa que esta pouca auga só mollou a capa superficial da terra, non chegou a calar fondo e iso non serve de nada», explicaba.

«Había persoas pegándolle patadas ás ratas pola rúa Fomento»

T. L. Fran Rodríguez

«Había varias ratas correndo pola rúa. Eu polo menos vin tres aínda que hai xente que me dicía que eran máis». Así relató una vecina de Carballo, que prefiere mantenerse en el anonimato, su versión de lo ocurrido sobre las diez de la mañana de ayer en Carballo. Y añadió: «Eran as dez da mañá e ía camiñando pola rúa Fomento para ir a unha libraría e atopeime coas ratas e con xente que andaba pegándolle patadas a outras ratas. Eran bichos de diferentes tamaños, unha parecía que ía moi mal, supoño que dalgunha patada recibida, pero logrou cruzar a estrada e meterse na beirarrúa de enfronte».

Otro testigo, un hostelero de la zona, dijo haber visto a un hombre corriendo detrás de una para «pegarlle unha patada». Algunos testigos apuntaron que estos ejemplares salieron de algunos puntos de la red de alcantarillado próximo a la rúa Fomento, como consecuencia del colapso provocado por las lluvias de estas últimas horas. Algunos incluso señalaron a las tapas situadas en unas galerías comerciales que dan para la rúa da Igrexa y rúa Fomento.

Respuesta

El edil de Obras del Concello de Carballo, Lois Lamas, anunció que iba a averiguar lo ocurrido en la mañana de ayer, además de ponerse en contacto con los autónomos de la zona por si sufrieron algún tipo de incidencia. En todo caso, el concejal apuntó que se trata de un caso «illado, propio de cando, de súpeto, e despois de tanto tempo, os sumidoiros non dan abasto para filtrar tanto auga». Explicó que su departamento lleva un control «semanal de desratización» de todas las zonas del casco urbano de Carballo. «Cada mes xuntámonos coa empresa concesionaria do servizo, elaboramos un plan de traballo e avaliamos as rúas xa tratadas e as pendentes de facelo». Lamas comentó que, si es preciso, estos trabajos se acometerán en breve en la rúa Fomento y adyacentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Costa da Morte registró los niveles de lluvia más elevados desde el 5 de mayo