El verdadero Verxel de Bergantiños

CORISTANCO

28 sep 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Coristanco se arrogó, años ha, una expresión que se ha pegado al topónimo y que luce en los carteles de entrada al municipio. Se trataba de mostrar al mundo que la tierra coristanquesa es fértil y que sus habitantes no solo están apegados a ella, sino que consiguen sacar buen rendimiento. La estrella de toda esta operación de márketing es la patata, que con el apellido Coristanco adquiere el brillo de una auténtica vedete.

Sin embargo, como en las revistas musicales, los destellos de las joyas y la sinuosidad de las plumas entretiene de lo verdadero, de lo auténtico. Despojada de los oropeles, es posible que la vedete acabe quedándose en nada.

El verdadero Verxel de Bergantiños no está en Coristanco sino en A Laracha, donde las huertas familiares y de supervivencia se han convertido en grandes explotaciones que abastecen cadenas comerciales y que compiten con zonas mucho más avanzadas en la producción agrícola. En A Laracha la huerta se ha profesionalizado sin olvidar las plantaciones ecológicas. En ese municipio hay una de las mayores plantaciones de fresón de toda Galicia, además de envasadores de verduras cada vez con más demanda.