El presunto intento de soborno de una concejala convulsiona Coristanco

El exalcalde Antonio Pensado (PP) anuncia que presentará una querella


carballo / La Voz

Coristanco (6.426 habitantes) es un municipio atosigado por los juzgados y por las deudas. La denuncia presentada por la concejala de Terra Galega Laura Tasende Cancela contra el conserje de un colegio del municipio por un supuesto intento de soborno para que apoyase una moción de censura se viene a sumar a las imputaciones de ocho miembros del anterior gobierno municipal del Partido Popular, con el exalcalde a la cabeza. Fueron denunciados por prevaricación, tráfico de influencias y malversación de caudales públicos. Antonio Pensado, que fue alcalde por el PP entre 1991 y el 2015, no quiere ser menos y ayer anunció una querella por las manifestaciones de Laura Tasende.

La concejala de Terra Galega se niega a dar más explicaciones porque dice que el asunto está en manos del juzgado de Carballo. La denuncia ya la interpuso hace cuatro meses, pero no decidió hacerla pública hasta esta semana, cuando su compañera de formación política, Verónica Facal, que era responsable del área de Deportes, se dio de baja como concejala del grupo Tega y se pasó al grupo de los no adscritos.

Pensado asegura que mañana mismo presentará una querella por lo que califica de calumnia que mancha la honorabilidad del partido y de sus miembros en Coristanco. Asegura, además, que en ningún momento se ha promovido ningún tipo de intento de compra a concejales de otros partidos. «Non temos nada que ver no asunto», manifestó. «Isto terase que aclarar», añadió. Agregó que en lo único de que se ocupan en el Concello es de hacer oposición y que no tienen la culpa de que al actual alcalde, de Tega, se le vayan los concejales del partido, como antes se le han ido los del PSOE y el BNG, con lo que lo han dejado en minoría. «Ímonos defender con todas as armas legais. Non imos consentir máis disparates», anuncia airado el exalcalde.

A Laura Tasende, que es abogada de profesión, no le asustan las palabras de Antonio Pensado. «Que faga o que considere necesario», afirma la concejala. Tampoco quiere abundar en el tema de la denuncia hasta que salga de declarar el próximo día 18 de julio. «É un asunto xudicializado», argumenta para no hacer manifestaciones. Sí apunta que «entendía que debía poñer en coñecemento do xulgado un feito que pode ser delituoso».

La propuesta que asegura que recibió consiste en el pago de 60.000 euros en metálico, incluso negociables, un sueldo correspondiente a una dedicación exclusiva como concejala, apoyo económico para potenciar su despacho profesional con cartera de clientes incluida, y ser candidata del PP en Coristanco para las próximas elecciones municipales.

El Concello de Coristanco hace tiempo que dejó ser un remanso de paz. Las arcas municipales están llenas de telarañas. La deuda ronda los 3,3 millones de euros, unos 500 euros por vecino. En los últimos meses perdió subvenciones porque al carecer de funcionarios habilitados no pudo presentar las cuentas en tiempo.

Varios abandonos

Amancio Lavandeira, el alcalde de Terra Galega, logró formar una mayoría con un concejal del PSOE y una edila del BNG, pero ambos abandonaron el barco, según argumentaron, porque no contaba con ellos y gobernaba sin informarles de los asuntos. Esta semana, Verónica Facal, de Tega, también abandonó. Al partido en el gobierno solo le quedan cuatro concejales. El alcalde está solo contra ocho. Laura Tasende es la mano derecha del actual mandatario y diseña buena parte de la acción política.

El mandatario se siente traicionado por Verónica Facal y achaca la decisión de su excompañera a «certas presións e a escuras manobras para desestabilizar o goberno municipal». Contra el exregidor Antonio Pensado y siete de sus compañeros en anteriores gobiernos pesa una causa abierta en el 2013 por prevaricación, tráfico de influencias y malversación. Sin embargo, recientemente se vio libre de una acusación de supuesto acoso laboral a la secretaria municipal. Las diligencias fueron sobreseídas.

El alcalde actual se considera víctima de un acoso desde el primer día

Amancio Lavandeira, alcalde de Coristanco desde hace dos años, se considera víctima de un acoso por el «mercadeo permanente». El alcalde sostiene que esta situación se vive desde el mismo día en que tomó el bastón de mando y que no ha cesado en este tiempo. Asegura, en este sentido, que han sido tocados tres de sus concejales, más el socialista que llegó a formar gobierno con él. Se queja, por otra parte, porque el PSOE hizo ayer público un comunicado exigiendo responsabilidades al presidente de la Xunta, sin que nadie hablase con él antes de elaborarlo. De hecho, al regidor le choca que a los socialistas les preocupe ahora el asunto cuando antes lo dejaron solo y abandonaron el grupo de gobierno. Tega es, dice el alcalde, un grupo municipalista y por lo tanto no entra en disputas a nivel autonómico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El presunto intento de soborno de una concejala convulsiona Coristanco