El baile de los secretarios


Existen concellos en la Costa da Morte que sufren una verdadera parálisis institucional. Y lo que es peor, con visos de eternizarse en el tiempo. El cóctel es tremendamente pernicioso: una deuda galopante y una ausencia de secretario (o secretaria) o interventor municipales. Y los que llegan a su nuevo puesto, se pegan el piro más rápido que el Correcaminos cuando se topa de bruces con el Coyote en medio del desierto de Arizona.

En Coristanco están en esa tesitura. Tienen un secretario accidental, cedido por la Diputación, que es el que se encarga, cuando su tiempo se lo permite, de analizar y contabilizar las desastrosas cuentas municipales, con más de tres millones de deuda. Para colmo, en lo que va de año pasaron por el consistorio varios interventores, pero a ninguno de ellos les convenció eso de echar raíces en O Verxel de Bergantiños. La edila nacionalista, Laura Mariño, fue muy explícita al respecto en un pleno: «Sinxelamente, ninguén quere traballar no Concello de Coristanco por todo o que aconteceu nos últimos anos». Se refiere al proceso de judicialización al que se encuentra sometido gran parte del anterior gobierno. Para redondear el panorama, el Concello tuvo que recurrir al quinto reconocimiento extrajudicial de crédito para pagar un tercio de la deuda con los proveedores, pero Amancio Lavandeira avanzó que quedan otros 800.000 euros sin abonar. Y claro, los acreedores están que trinan porque no saben cuándo van a cobrar. Y por si esto fuera poco, las licencias de obras están paralizadas a la espera de que sea adjudicada la plaza de arquitecto municipal. Para ir aligerando la carga de trabajo, hubo que contratar los servicios de un profesional externo, según denunció el PP recientemente, para ir agilizando los expedientes, que se acumulan encima de las mesas.

El de Coristanco no es el único caso. En Cabana están algo mejor. Pero también tuvieron dificultades para gestionar ciertas áreas de trabajo porque se tardó en cubrir la plaza de secretaria. De hecho, el presupuesto de este año no se presentó como hubiese deseado el regidor, José Muíño, por el retraso en cubrirse el puesto.

En Laxe se marchó todo un veterano: Froilán Pallín. Su sustituta duró en el cargo menos que Benítez en el banquillo del Real Madrid. En Malpica, también tuvieron problemas para acelerar los trámites de presentación de las cuentas públicas de este año debido a la baja de la funcionaria. Y en Ponteceso no es cuestión de que no haya secretaria municipal. Allí lo que hay es un enfrentamiento digno del guion de Juego de Tronos entre la funcionaria y el alcalde, Lois García Carballido. Los encontronazos entre Guardiola y Mourinho son pecata minuta al lado de esto, como una riña de enamorados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El baile de los secretarios