La cuesta de septiembre se dejó sentir en el mercado carballés

Los comerciantes intentaron paliar la falta de compradores con una reducción de los precios generalizada


carballo / la voz

El mercado semanal de Carballo acusó ayer el último repecho de la cuesta de septiembre, el peor mes del año, a nivel económico, para las familias del municipio. Poco antes de las doce la actividad comercial en la plaza ya era muy escasa, pero todavía quedaban muchas mercancías en los puestos.

Víctor Suárez, que tiene una huerta ecológica en Cerqueda, pasó buena parte de la mañana mano sobre mano. Asegura que «o verán foi moi ben, pero setembro é malo, todos o sabemos. As familias teñen que gastar na escola e non quedan cartos». La situación le afecta especialmente porque él ofrece productos que no reciben ningún tipo de tratamiento fitosanitario, más que los expresamente permitidos por el Craega, por lo que son, obviamente, más caros. Está convencido de que parte de su clientela habitual, que está dispuesta a pagar un poco más más por hortalizas sin contaminantes, ha tenido que recurrir a variedades más económicas para equilibrar los gastos familiares correspondientes al primer mes del otoño.

Tampoco Miriam Rodríguez, que tiene un puesto de pescado en la plaza de abastos, estaba satisfecha con la jornada. Aunque hubo una cierta actividad, los clientes se decantaron ayer por las especies más económicas. En algunas pescaderías era más que evidente la elección de los compradores; mientras merluzas y lenguados se amontonaban en el mostrador, la zona que debía acoger las especies más económicas estaban casi vacías.

Casi no quedaban sardinas, que cotizaron a 3 euros, aunque la malpicana Miriam Rodríguez comentó que «o prezo tiña que ser máis caro, pero se queremos vender temos que baixalo. A catro é o que lle correspondía».

Hubo cantidades importantes de bacalaos, chincho y jurel, todo ello al precio unitario de 2 euros el kilo.

A medida que la plaza carballesa se va adentrando en el otoño aumenta el número de patatas a la venta. Los precios se han reducido y los tubérculos procedentes de Ponteceso se podían comprar a 50 céntimos, en tanto que los de Coristanco cotizaban a 70, aunque se podían adquirir sin grandes dificultades por 10 céntimos menos.

Alubias

También se ha incrementado la oferta de alubias, que continúan verdes, por lo que los mayoristas todavía no están comprando. En vaina se podían adquirir por 2 euros, en tanto que las ya desgranadas costaban a 3. Tampoco en este producto hubo demasiadas ventas. El interés que los compradores mostraron por ellas la semana pasada bajó notablemente y fueron muchos los agricultores que tuvieron que volver a cargar los coches para volver a casa con las legumbres.

Por lo demás, el recién terminado estío todavía mantiene a la venta sus productos estrella. Hubo gran cantidad de tomate y en casi todos los puestos podían encontrase ejemplares demasiado maduros para ensalada, solo aptos ya para salsa.

En la misma medida abundaron los pimientos. En los últimos años hay más variedades. De hecho ayer los había en la plaza de seis variedades distintas. Los precios también han experimentado una importante merma.

feria semanal

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La cuesta de septiembre se dejó sentir en el mercado carballés