A la caza y captura de las mejores colmenas de Coristanco

Amigos das abellas realiza rutas apícolas en colaboración con Fonteboa

El profesor de Fonteboa Xosé Pintor (izquierda) explica el estado de uno de los cuadros de una colmena .
El profesor de Fonteboa Xosé Pintor (izquierda) explica el estado de uno de los cuadros de una colmena .

Carballo / la voz

Equipados y protegidos al máximo por lo que pueda pasar. No dejan nada a la improvisación. Trabajar con miles de abejas revoloteando alrededor no es como para tomárselo a broma. Sobre todo para el que no es un profano en la materia. Además, algunos apicultores utilizan una especie de botafumeiros para relajar a los animales y que no se vuelvan agresivos.

«Este non está a ser un bo ano para as abellas», apunta Xosé Lois Pintor, experto apicultor y profesor del Centro de Promoción Rural EFA Fonteboa. Este docente, junto con integrantes de la asociación Amigos das abellas, realizan estos días una serie de ruta apícolas para analizar el estado de las colmenas existentes en el Concello de Coristanco.

La primera parada es Amboade, en la parroquia de Seavia, Este grupo, formado por quince personas, analizan en qué estado se encuentran las cinco colmenas que posee Antonio Porteiro.

Después de media hora de estudios, con lupas incluidas, y de ver cuadros (paneles productores de miel), el diagnóstico de estos apicultores es que dos de estas unidades productoras de miel están en fase de expansión, otras tantas empiezan a producir y una quinta está abocada a desaparecer si no se toman medidas urgentes. «Ou non hai raíña ou non foi ben fecundada», argumentó a los presentes Xosé Lois Pintor.

La única alternativa que ofrece el profesor es poner una nueva abeja reina en la colmena. Como buen previsor, este experto e apicultura -es el responsable de diez centros de producción de miel en Fonteboa- trae consigo una abeja reina en un bote de plástico, que tendrá la difícil tarea de criar y poner en marcha toda la producción de miel.

Sin embargo, lo que ocurre en esta colmena no es un caso aislado, empieza a ser algo muy común en la comarca. La época de fecundación y de creación de los enjambres es la primavera. Pero este año el mal tiempo, con intensas lluvias sobre todo en marzo y en abril, impidió una floración adecuada, lo que se tradujo en una deficiente fecundación. Así, de los miles de huevos -una colmena tiene por término medio entre 40.000 y 70.000 ejemplares- que pusieron las reinas en los últimos meses salieron casi más zánganos que abejas obreras lo que da al traste con el panal. Según apuntó Amancio Lavandeira, docente en Fonteboa, «una mala fecundación puede dar al trate con la colmena».

Pero la asociación Amigos das abellas, junto con educadores del EFA Fonteboa, realizan otra serie de actividades complementarias a la actividad apícola. Así, después de analizar las colmenas de Antonio Porteiro, el grupo visitó unos carballos centenarios en Amboade y, posteriormente, realizaron una ruta por el castro de Arixón y Torres de Nogueira. La excursión duró cuatro horas y tanto Fonteboa como Amigos das abellas ya preparan nuevas rutas apícolas para las próximas semanas por Coristanco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

A la caza y captura de las mejores colmenas de Coristanco