Fonteboa clausuró un curso con jóvenes listos para el mundo

a. LAVANDEIRA CARBALLO / LA VOZ

CORISTANCO

El alcalde propone una mayor colaboración entre Concello y colegio

19 jun 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

La Escuela Familiar Agraria (EFA) Fonteboa de Coristanco clausuró el curso a lo grande. Varios centenares de personas acudieron a un acto que concluyó con una llamada a la colaboración entre instituciones, Administraciones y sociedad civil. El patio cubierto se llenó de solemnidad y sencillez al mismo tiempo. Los discursos se oían acompañados por el canto de los pájaros y todo se desarrolló en un ambiente muy cordial.

Hubo diplomas para los alumnos que terminaron estudios. «Boa colleita», dijo el presidente de la EFA de Coristanco, Xusto Sánchez. «Listos para el mundo», apostilló Gabriel Tirapu, presidente de la federación de EFA. Es el fruto de un empeño por la enseñanza en alternancia. «Desde este rincón de Bergantiños procuramos formar persoas para que teñan boas saídas profesionais sen que teñan que saír do seu territorio», explicaba en su intervención Luis García, el director de Fonteboa.

Esfuerzos conjuntos

El último en hablar fue el alcalde de Coristanco, Antonio Pensado, que recordó el paso de sus hijos por el centro y apostó por el trabajo conjunto del Concello con Fonteboa y por hacer «máis esforzos todos xuntos».

Pero no solo intervinieron autoridades, también lo hicieron los representantes de los padres, de los alumnos de ESO y FP, el padrino de la promoción de este año, Jesús Pérez, de Lácteos Pérez, y de la familia galardonada por su colaboración, Manuel Caamaño, de Maderas Caamaño, de Vimianzo..