La villa histórica de Corcubión se queda sin su único supermercado

Los dueños de Trasmonte se jubilan y buscan traspasarlo. El cierre ha generado un gran revuelo entre los vecinos, y afectará mucho al día a día


Carballo / La Voz

El Supermercado Trasmonte, en Corcubión, cerrará sus puertas a finales de mes. Sus dueños, Raúl Trasmonte Castiñeira y Carmen Martínez Lucas, se jubilan después de más de treinta años al frente del negocio en la Rúa Mártires. Hace unos días le comunicaron su decisión a los clientes, algo que causó un gran revuelo entre los vecinos, ya que es el único supermercado del municipio que, por cierto, está declarado Conjunto Histórico-Artístico. Hay otros negocios, como una frutería, que también ofrecen otros productos de primera necesidad, pero son, en todo caso, algo complementario. Trasmonte contaba con un servicio «moi completo», aseguran los residentes.

Son muchos los habitantes que, hoy en día, realizan las grandes compras en la localidad vecina de Cee, con grandes superficies alimentarias. No obstante, todos reconocen que el cierre de este establecimiento se notará en las pequeñas adquisiciones del día a día. Los más afectados serán, sin duda, las personas de la tercera edad que viven solas o, incluso, aquellas otras que no disponen de coche para desplazarse al municipio limítrofe.

Raúl y Carmen buscan gente que esté interesada en el traspaso. Por el momento, han pasado solo unos días desde que han anunciado que lo dejan. No obstante, reconocen que no hay candidato alguno. No quieren hablar de precios, pero dejan claro que se trataría de la venta de la mercancía sobrante y del mobiliario, así como de un alquiler mensual por el local. Lo cierto es que lanzan un mensaje bien apetitoso: «Eu animo á xente a que dea o paso porque xa non me queixaba do que facía, pero ultimamente aínda foi a máis, xa desde antes do covid».

El hecho de que el Supermercado Trasmonte, el único de este pueblo que también está reconocido como Municipio Turístico Galego, vaya a bajar la verja ha movilizado hasta al alcalde, Manuel Insua, Lalo. Como él explica, no han hecho una campaña a nivel institucional, ya que no está entre sus competencias, pero sí la han realizado «a nivel persoal, co boca a boca, para que a xente se anime». Se refiere el regidor a que desde el Concello, y tras previamente comentarlo con los dueños, se han puesto en contacto con «varias persoas novas, que están sen traballo», a las que consideran que les puede interesar la iniciativa. No obstante, «está a cousa complicada», decía ayer Insua, que a la vez reconocía que «pouco máis podemos facer». El alcalde no pierde la esperanza en que aparezca alguien interesado. En todo caso, algo que le tranquiliza es que aún quedan «pequenas tendas» a las que los vecinos pueden acudir a comprar. Con todo, Lalo es consciente de que las personas que más afectadas se verán por el cierre del supermercado serán las de la tercera edad. Para estas, insiste en que desde el departamento de servicios sociales del Concello estarán atentos a las necesidades que pueda haber en este sentido. El regidor destaca los años que llevaba abierto Trasmonte «con un pouco de todo e un servizo excelente», algo con lo que concuerdan numerosos residentes, fieles al local durante todo este tiempo.

Un taxista de la localidad: «Hai xente maior que nos chama para vir facer a compra ao súper»

Un ejemplo de que mucha gente mayor notará los efectos del cierre del Supermercado Trasmonte se encuentra charlando unos minutos con un taxista de la localidad: «Hai xente maior que nos chama para vir facer a compra, recollerlla ou mesmo facerlla nós. Son, sobre todo, das aldeas de Redonda, Vilar... pero tamén hai do casco urbano». Uno de sus compañeros, añade: «As persoas maiores xa están comentando que vai ser un encordio agora facer a compra».

Jorge Domínguez tiene 30 años y vive en Corcubión. Él también echará en falta este negocio a partir de este mes, asegura: «O seu peche vaime afectar nas compras do día a día, porque hai outros, pero son máis pequenos. Este ofrecía un servizo moi completo: produtos de limpeza, entre outros moitos. Ademais, estaba situado moi ben, diante do mercado».

Este matrimonio abrió el supermercado en el año 1988 tras regresar de Suiza como un negocio familiar. Desde hace más de diez años, recuerdan, se cambiaron para la calle actual para tener más espacio. Ellos mismos reconocen que son «poucas» las tiendas que quedan y que será la gente mayor la más afectada: «É o que máis sinto», concluye Raúl.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La villa histórica de Corcubión se queda sin su único supermercado