Álex Fidalgo: «Creo que los Reyes me escuchan»

El creador del exitoso pódcast «Lo que tu digas» recuerda que lo creó como última salida tras no encontrar su lugar en la radio


Álex Fidalgo (Corcubión, 1985) tiene uno de los pódcast más seguidos de España, Lo que tu digas, por el que han pasado desde Dani Rovira al doctor Cavadas. Así que pusimos una grabadora en el medio y nos pusimos a hablar de lo nuestro, que es la seducción del contrario para disfrute de la audiencia. En algún momento se confundieron entrevistador y entrevistado, aunque al leer esto a usted no se lo parezca.

-Antes de llegar al pódcast, trabajó bastante en la radio.

-Sí, yo soy un loco de la radio. Con 10 años me llevaron del cole a la radio local de Corcubión, Radio Neria y me quedé impactado. Desde entonces iba cuando podía. Estudié periodismo y durante los veranos hacía prácticas en la radio, luego un máster y comencé a trabajar en varias emisoras,

-¿Y lo del pódcast?

-Bueno, caí en una depresión severa. Estuve rebotando en muchos proyectos y nunca llegué a encontrar mi sitio. Pasaba mucho tiempo en paro y llegué a preguntarme si realmente valía. Ya sé que no es verdad pero yo relaciono mucho mi valía con mi éxito profesional, así que me sentía un inútil. Así que el pódcast fue como la última bala. Me planteé un proyecto que fuera exclusivamente mío y en el que no hubiera más responsable que yo y que, si no funcionaba, tendría que buscar otra profesión.

-Pero funcionó.

-El primer episodio lo descargaron mil personas en una semana.

-¿Quién fue?

-José Miguel Mulet, el bioquímico. Había tenido una polémica con Mercedes Milá. Empecé haciendo las entrevistas por Skype en mi habitación del piso de mis padres. A veces me preguntan si animaría a otros a dar ese paso. Yo digo que no. Lo hice mientras intentaba trabajar en otras cosas. Durante tres años, hacía pequeños trabajos para pagarme el pódcast.

-¿Y ahora es rentable?

-Sí, porque estoy bajo el paraguas de Podium Pódcast, que es la plataforma más potente de España.

-¿Cuántos oyentes tiene?

-A nivel de descargas, he superado los dos millones. Suscriptores, unos cien mil entre todos los canales.

-Ahora sí que sentirá algo de presión.

-Antes de grabar, un poco. De todos modos, al tratar temas tan profundos, hay veces que la gente te escribe diciendo que la hemos ayudado mucho, incluso que le hemos cambiado la vida. Si eso te lo tomas muy en serio, te crea problemas.

-Seguro que cuando empezó no esperaba llegar a tanta gente.

-No, claro. Yo empecé para que esto me sirviera de escaparate hacia la radio, que me gusta mucho más que la televisión. Lo que no quería era que se olvidasen de mí.

-Dígame algún truco. ¿Cómo sacar lo mejor del entrevistado?

-Sin querer. Nunca voy a las entrevistas pensando en declaraciones jugosas o temas polémicos. En la seducción, el tema funciona así, cuando se nos ve demasiado desesperados es cuando la cosa se va a pique.

-Es que hay un poco de seducción en las entrevistas.

-Claro. Además, si quiero que te descalces al entrar en mi casa, primero me tendré que descalzar yo. Además, yo no juzgo a nadie porque soy un tipo muy inseguro.

-¿Cuál ha sido su entrevista más difícil?

-Yo creo que el doctor Cavadas. Al principio no me atrevía a subirla. Fue algo fría. Me impuso mucho físicamente, es muy serio.

-¿A quién persigue para el programa?

-A Arturo Pérez Reverte.

-Igual sale con un ojo morado.

-Sí, ja, ja. También me gustaría a Jesús Quintero. También me gustaría entrevistar a gente de fuera, de Estados Unidos, aunque haría falta un traductor simultáneo. Me encantaría entrevistar a Ricky Gervais.

-Otro ojo morado.

-Ja, ja. Coto Matamoros me llamó deficiente mental. Pero no titule por ahí, por favor. Le doy otro mejor: creo que los Reyes me escuchan. Eso me dijeron, aunque no sé si es verdad.

-¿Celta o Dépor?

-No me gusta el fútbol. Voy con el Dépor por mis amigos.

-Defínase en cuatro palabras.

-Sensible, indisciplinado a mi pesar, curioso y ansioso. Y muy solitario.

-Un maestro del periodismo al que admire.

-Jesús Quintero.

-Si le tocara la lotería y se pudiera dar un capricho, ¿qué haría?

-Traerme los protagonistas del pódcast a mi casa.

-Un sitio en el que le guste estar.

-Corcubión.

-¿Qué aficiones tiene?

-Bueno, soy muy aburrido. Me gusta mucho la música, soy un loco de los documentales, de las artes marciales mixtas... En general, aprender me vuelve loco.

-¿Le han hecho muchas cobras en la vida?

-Nah. En discotecas, una que yo recuerde. En el periodismo, unas cuantas.

-¿Qué le repugna?

-La falta de autenticidad.

-Dígame una canción.

-Streets of Philadelphia, de Bruce Springsteen.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-El amor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Álex Fidalgo: «Creo que los Reyes me escuchan»