Corcubión sufre una invasión de mosquitos inofensivos

Xosé Ameixeiras Lavandeira
X. Ameixeiras CARBALLO / LA VOZ

CORCUBIÓN

Aparecen a miles en portales y otros espacios de las viviendas

03 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«Aparecen miles e miles de mosquitos no portal, nos corredores, na cociña», relata Alejandro Lamas, vecino de Corcubión, sobre la invasión de insectos que sufrieron muchos vecinos desde hace unos tres días. El exalcalde Francisco Lema, que es veterinario y reconocido naturalista, comenta que «son como moscas pequenas» que aparecen también en fachadas, en los respiraderos de las ventilaciones, en duchas y lavabos.

El especialistas en eliminación de plagas, Jesús Barrientos, de Sysdegal, explica que se trata de mosquitos de pequeño tamaño, «como formigas», que también fueron vistos en O Ézaro e incluso en Arteixo. De la misma opinión es el alcalde corcubionés, Lalo Insua, que asegura que en la zona de Calcoba (Fisterra) también los sufrió él directamente. Es más, Insua considera que la invasión es fruto del tiempo tormentoso de los últimos días.

Barrientos apunta que estos insectos son «inofensivos» y se pueden combatir con piretrina, aunque suelen desaparecer por sí solos a los pocos días. Cree que su presencia obedece a la existencia de algún tipo de vegetal en la zona que los atrae y la combinación de humedad y calor contribuye a su propagación. Francisco Lema, por su parte, opina que se puede tratar de una plaga primaveral que encuentra caldo de cultivo en alguna área húmeda en la que suelen desovar. No son dañinos, pero sí «un incordio», dice.

Por otra parte, Lema Fuentes señala que la desaparición de los muchos nidos de golondrinas que antes había en Corcubión puede estar detrás de la invasión. «As andoriñas acaban cos insectos, pero desapareceron», explica. Puesto en contacto con algún biólogo, le comentaron que podrían tratarse de ejemplares de algún tipo de quironomidos, de mosquitos no picadores.

Alejandro Lamas especifica que llevan, al menos tres días. Ayer se notaban menos. Él y otros vecinos tuvieron que barrer varias veces sus portales y otras dependencias de sus casas. «Veñen moi debilitados, pronto morren», afirma. Tienen que tener todo cerrado. Y con este calor!