Casitas para guardar pensamientos, el regalo de Buschmann a sus vecinos

El trotamundos afincado desde hace años en Corcubión, ha vuelto a echar mano de su buen gusto


Carballo / La Voz

El ebanista y artesano Frank Bushmann, trotamundos afincado desde hace unos cuantos años en Corcubión, ha vuelto a echar mano de su buen gusto y de su sentido de la colectividad con una bonita iniciativa destinada a subir el ánimo a sus vecinos en estos tiempos tan difíciles. Junto a la fuente hasta la que muchos se acercan para recoger agua potable ha colocado una mesa con decenas de pequeñas casitas modeladas por él mismo que tienen un significado de lo más especial y que ofrece como obsequio a sus vecinos.

«Por primera vez en la historia de la humanidad esta se detiene, y en todo el planeta las personas se quedan en sus casas, en aislamiento», explica en un cartel que colocó junto a la mesa, «Para que nuestros pensamientos e ideas prosperen, y para ayudar a que puedan implementarse, necesitamos el contacto que actualmente nos es imposible. Para que esas proyecciones, pensamientos y reflexiones no se pierdan he modelado esta casa: tan pequeña que cabe en una caja de cerillas, y tan grande que puede alojar los pensamientos y reflexiones del mundo entero», continúa el texto.

Buschmann, Premio Artesanía de Galicia 2019 con una prensa de flores, invita a los corcubioneses a llevarse una de sus casitas para guardar en ellas sus pensamientos «hasta que seamos libres», asegura, «entonces deberemos implementar esas ideas para poder crear un mundo nuevo, un mundo con sentido», asegura.

«Te regalo una de estas casas para que la lleves en tu bolsillo, para que la pongas en tu escritorio o frente al espejo y así cada día pienses en hacer mundo», se despide el ebanista en su escrito.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Casitas para guardar pensamientos, el regalo de Buschmann a sus vecinos