Los santos de Corcubión regresan a la iglesia tras 17 años de periplo

En el 2003 se restauraron de manera peculiar, y en el 2012 fueron para el Concello


carballo / la voz

Numerosas imágenes religiosas de las dos parroquias de Corcubión, la de San Marcos de la capital municipal, y la de San Pedro de Redonda, regresaron hace pocos días a los dominios de la Iglesia. En concreto, a la casa rectoral situada a pocos metros del templo. Y ponen así fin a un rocambolesco periplo que las ha llevado a transitar en este tiempo por un edificio particular y por un local municipal que, en su día, hace ya ocho años, estaba adscrito supuestamente al grupo municipal del BNG. Aquel cambio se hizo por petición del cura anterior, ya fallecido, al exregidor, para buscarles sitio y evitar humedades. Las había sacado de las dos iglesias un vecino que las había restaurado a su modo, incluso con lijas, sin control de los restauradores. Ahora, como el local hacía falta, han vuelto a los dominios del la iglesia.

Desde la parroquia explican que el principal problema para exponerlas al culto es la enorme humedad de la iglesia, agravada por las filtraciones los días que llueve. Y una restauradora les ha recomendado que de momento se guarden, aunque el lugar elegido tampoco es el idóneo, pero es el que hay. Al menos se han restaurado una talla de santa Rita y dos del Apóstol, pero queda mucho por hacer. En realidad, casi todo. Además, no son solo tallas, hay restos de retablos, viacrucis, candelabros que fueron donados hace mucho por familias de la zona... Un patrimonio religioso importante que forma parte de la historia de Corcubión, del que casi no se ha vuelto a hablar públicamente desde la polémica del 2012. En aquel momento, el PP incluso propuso llevarlos a la capilla del Pilar y exponerlos públicamente. Pero todo quedó en declaraciones, y hasta hoy. A algún vecino consultado le gustaría ver esas imágenes en la iglesia. Pero el cura considera prioritario mejorar sus condiciones, y eso cuesta mucho.

«Lo primero que tenemos que hacer es evitar las humedades»

Désiré Kouakou Tanoh es el párroco de Corcubión y A Redonda desde septiembre del 2018, cuando sustituyó al recientemente fallecido Baldomero Louro Lado. Señala que, en efecto, hay muchas imágenes que pertenecen a la parroquia, pero no es fácil ubicarlas o al menos colocarlas en la iglesia para el culto. «Lo primero que tenemos que hacer es evitar las humedades» del templo, explica, algo clave para impedir que avance el deterioro de las tallas, ya de por sí afectadas. Y también restaurar las más que se pueda. Pero hay un problema: el dinero. Hace falta bastante, no lo hay y los gastos ya son altos. Cree que el agua es uno de los principales problemas.

«Xa falei co cura para devolver todas as imaxes»

El alcalde, Lalo Insua, explica que habló con el párroco, Désiré Kouakou Tanoh, para comunicarle el cambio: «Fará un mes ou así falei co cura para devolver todas as imaxes», porque el local municipal en el que estaba hace falta para otros cometidos. Estaban guardadas por compromiso, pero ya no puede prorrogarlo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los santos de Corcubión regresan a la iglesia tras 17 años de periplo