Corcubión pide apoyo para plantarle cara al botellón y al trapicheo de droga

El índice de criminalidad en el municipio se redujo un 10 % durante el año pasado. En A Laracha, u n juez está presente por primera vez en la mesa de violencia de género


cee / la voz

Aunque los datos de criminalidad de Corcubión son buenos, según quedó ayer de manifiesto en la reunión de la Junta Local de Seguridad, porque se redujeron un 10 % durante el año pasado con respecto al 2017, el municipio más pequeño de la Costa da Morte también tiene sus problemas que, evidentemente, no puede abordar por sí solo cuando la dotación de la Policía Local es de un único agente a punto de jubilarse. De ahí que el alcalde, Manuel Insua, le pidiese apoyo a la subdelegada del Gobierno en A Coruña, Pilar López-Rioboo, para atajar el incremento del botellón y el consumo de drogas, con el trapicheo que lleva asociado. Incluso le planteó ejemplos concretos que considera alarmantes.

De hecho, Insua asegura que durante los últimos meses los fines de semana se están concentrando en la localidad jóvenes llegados desde Fisterra a Malpica, lo que ha dado lugar a muchas quejas vecinales por los ruidos, ya al margen de los destrozos vandálicos, «que sempre os hai». Es más, señala que tienen identificado con alta probabilidad un punto de venta de drogas, con lo que las fuerzas de seguridad -estaban el coronel de la Guardia Civil y el inspector jefe de la Nacional- se han comprometido a llevar a cabo tareas de vigilancia durante los fines de semana. «Máis que nada para disuadir, para molestar, porque Corcubión sempre foi un pobo tranquilo. De feito cando pasaban estas cousas noutros sitios víamolas con moita distancia», concluye Insua.

Un juez está presente por primera vez en la mesa de violencia de género de A Laracha

Acudió el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1 de Carballo, Iván Barallobre

El acuerdo principal de la Junta Local de Seguridad de ayer de Corcubión fue el de impulsar la Mesa Comarcal contra la Violencia de Género, que persigue implementar en el ámbito municipal «políticas y actuaciones integrales para erradicar la violencia de género», además de reunir a «representantes de administraciones y colectivos implicados en la lucha contra la violencia machista».

Sin embargo, no fue ese el único paso que se dio en la jornada de ayer en la lucha contra esta lacra en la zona. A la mesa educativa y sanitaria de A Laracha, que celebraba una nueva reunión -la policial fue el lunes-, asistió por primera vez un representante del poder judicial, en este caso el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1 de Carballo, Iván Barallobre. También se estrenaron Paula Pérez y Ana Lamas, coordinadora y pediatra del centro médico respectivamente, y Víctor Manuel Palmero, como sargento y comandante de puesto de la Guardia Civil de A Laracha. El resto de integrantes fueron los ya conocidos: El alcalde, José Manuel López Varela, y la directora del CIM, Ana Aldao, como copresidentes, y la concejala da Muller, Rocío López, además de los directores y orientadores del instituto y los colegios de la localidad. Además de exponer y debatir las dudas de cada uno, abordaron la necesidad de seguir reforzando los mecanismos de coordinación y fijaron el siguiente encuentro, que tienen carácter trimestral, para el mes de mayo.

Ahora con ese mismo objetivo nacerá también la mesa de Corcubión, en este caso con carácter comarcal y con dotación económica en función de criterios de población. Se trata de una novedad introducida en las últimas modificaciones legislativas del Gobierno de España con un real decreto que devuelve competencias en esta materia a los ayuntamientos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Corcubión pide apoyo para plantarle cara al botellón y al trapicheo de droga