Marcos Rodríguez sigue llevando sus «Miradas de Marfil» por toda Galicia

«Teño ganas de traela a Carballo en febreiro», dice el fotógrafo


Hasta el 22 de enero • Colegio Oficial de Médicos ( A Coruña) • De lunes a viernes, de 12.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas; sábados solo por la mañana • Desde el pasado martes puede verse en la sede del Colegio Oficial de Médicos (A Coruña) la exposición Miradas de Marfil, del fotógrafo Marcos Rodríguez, carballés afincado en Cee.

Plasma Rodríguez en las instantáneas un retrato social y humano de Costa de Marfil, un país que visitó a finales de 2017 de la mano de la organización sin ánimo de lucro Egueire, coincidiendo con la inauguración de la maternidad que la ONG, comandada por el sacerdote Désiré Kouakou, construyó en Nandibou con la contribución desinteresada de la ciudadanía.

El resultado de esa estancia tomó forma gráfica a través de la cámara de este fotógrafo, que supo extraer la dureza de las condiciones de vida de aquella zona al tiempo que plasma a la perfección la humanidad de sus gentes.

Precisamente una de las imágenes de esta colección, que muestra a un niño llorando en un orfanato, le valió en marzo del pasado año la distinción de fotógrafo europeo del año, otorgada por la Federación de Fotógrafos Profesionales Europea (FEP). Las otras dos fotos con las que compitió fueron tomadas en Sicilia (el retrato de un vendedor de paraguas ambulante) y en Cee, durante la extinción de un incendio forestal.

No fue este el primer bocado de éxito que pudo saborear Marcos Rodríguez, pues justamente un año antes se hacía con el mismo reconocimiento tras presentar un imagen de la rapa das bestas de Vimianzo y dos de una ballena varada en A Redonda, en Corcubión.

«Teño ganas de traela a Carballo en febreiro»

Aunque afincado en Cee desde hace años, Marcos Rodríguez dice sentirse aún carballés al cien por cien, y es por eso que espera con especial ilusión la inauguración de sus Miradas de Marfil en la capital bergantiñana, prevista para el 21 de febrero: «Téñolle moitas ganas».

Tras Santiago, Padrón, Arteixo o Mazaricos, Carballo será una parada más en el camino de esta muestra itinerante, que forma parte de un «proxecto a longo prazo» del autor, muy comprometido con el país marfileño y con el trabajo de Egueire.

«Ir alí rompeume todos os esquemas», dice el fotógrafo, sobre su viaje al país africano, que pudo percibir las numerosas carencias que sufren sus habitantes a diario. Y es que el concepto de felicidad, dice, es muy relativo: aunque se vean muchas sonrisas y vistan con ropas coloridas, hay un trasfondo trágico. «Por iso, en parte, decidimos facer a mostra en branco e negro», señala el autor, «para que nada restase protagonismo á mensaxe» y, sobre todo, a las enigmáticas miradas de los protagonistas.

Volverá, asevera, aunque ahora con más experiencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Marcos Rodríguez sigue llevando sus «Miradas de Marfil» por toda Galicia