Caracagada continúa a lo suyo: dos detenciones en menos de 48 horas

Está siendo investigado por robos en el interior de dos coches, en Ames y en Baio

.

Carballo / la voz

José Antonio Rojo Pombo (1977), alias Caracagada, un coristanqués al que cuando las cosas se le empezaron a torcer de verdad y a acumular condenas hacia finales del 2004, cuando tenía 27 años, sumaba ya más de 70 detenciones y un centenar largo de investigaciones.

Apenas se volvió a saber de él, salvo por su reciente excarcelación. Sin embargo, y tras pasar 13 años en Teixeiro -ya había entrado antes pero siempre por períodos cortos- volvió, presuntamente, a protagonizar varias de las suyas. De hecho, los dos últimos arrestos se realizaron con apenas un margen de 48 horas.

La primera investigación se inició el 1 de abril por parte de la Guardia Civil de Milladoiro como consecuencia de un robo con fuerza en el interior de un vehículo y de tentativa en otras dos furgonetas en Cobas-Ames. Al ahora investigado se le vincula con un botín de 40 kilos de café y dos cajas de azúcar, artículos valorados por el denunciante en más de 450 euros. Fue identificado este martes, quedando en libertad provisional, en calidad de imputado, a la espera de juicio.

No habían transcurrido ni 24 horas cuando agentes del puesto de Vimianzo lo arrestaban por un robo en un coche aparcado en una pista de Baio, del que se sustrajeron, según el propietario del vehículo, efectos personales valorados en 1.200 euros. Tras una rápida investigación, los agentes del instituto armado procedieron a su arresto por una supuesta vinculación con estos hechos. Tras prestar declaración en las propias dependencias, fue puesto en libertad, al tratarse de un delito menor, a la espera de ser citado por el juzgado de Corcubión.

Persecución

A José Antonio Rojo Pombo se le atribuye otros encontronazos con las fuerzas de seguridad desde su salida de Teixeiro.

Sobre las 00.30 horas del viernes 9 de febrero, fue interceptado por una patrulla de la Policía Local de Carballo en una Suzuki de 600 centímetros cúbicos, sin matrícula y sin luz trasera por la calle Vicente Risco. Llevaba el casco puesto y en esos momentos los agentes no sabían de quién se trataba, pero iniciaron el seguimiento por la Avenida da Cristina, sin que Rojo Pombo se percatara de su presencia. En el cruce de A Ponte da Pedra con avenida de Malpica los agentes se le pusieron en paralelo y encendieron sirenas y rotativos para darle el alto, con lo que ahí se inició la fuga en dirección a Malpica.

En el primer paso de peatones, según testigos presenciales, ya casi se cae, dejando en evidencia que su pericia sobre dos ruedas no es la misma de la que hacía gala con los Fiesta, Kadett, Escort, Orion y también de vez en cuando algún ansiado Calibra, como los que estaba de moda puentear o robarle el equipo de música en los 90. La primera rotonda la tomó por la izquierda y en la siguiente se subió al bordillo, con lo que apunto estuvo de volver a caerse porque conducía haciendo eses para burlar a los agentes, mientras que otros automovilistas tenían que apartarse para evitar una colisión. Entre tanto, los policías evitaron aproximarse de forma brusca porque podían tirarlo o, incluso, causar un accidente.

Rumbo hacia Xoane

A la altura del Punta del Este puso rumbo hacia Xoane, también por la izquierda aunque con la suerte de que no venía nadie de frente. Consiguió distanciarse unos metros, pero en las curvas cerradas volvieron a darle alcance. Tomó hacia Goiáns, de nuevo con movimientos zigzagueantes, y ahí ya la persecución cambió el asfalto por las pistas de tierra. Trató de refugiarse cerca de unas casas, en una zona en la que está documentada la presencia de puntos de venta de drogas, pero no lo consiguió. Un montículo de tierra se interpuso en su camino y le permitió a los policías darle caza y detenerlo al insensato motorista. Ahí se acabó la huida y también la resistencia, junto con el enigma de la identidad del piloto, porque, ya sin casco, los agentes le reconocieron al momento pese a los años transcurridos. Y, por lo que dijeron algunos testigos de la detención, a él tampoco se le había olvidado la cara de al menos uno de los agentes, porque le espetó un coloquial «¡canto tempo sen verte!». Incluso conversó unos instantes con él, tratando de sacarle hierro a desencuentros del pasado.

Arrestado por orden judicial José Manuel Martínez Espasandín, Peras

José Manuel Martínez Espasandín, alias El Peras, fue arrestado sobre las siete de la mañana de ayer por agentes de la Guardia Civil del puesto principal de Carballo. Viajaba a bordo de un vehículo cuando fue identificado por una patrulla del instituto armando en las inmediaciones de la rotonda de A Milagrosa.

Los agentes dieron el alto al vehículo y tras cerciorarse que de que trataba de él fue arrestado debido a una requisitoria (orden) por parte un juzgado de lo Penal de A Coruña.

Robos en al menos cuatro vehículos en las Festas de A Milagrosa, en Lamas (Zas)

Al menos cuatro personas presentaron denuncia ante la Guardia Civil por sustracciones en sus vehículos durante la celebración de la tradicional Festa da Milagrosa, en la parroquia zasense de Lamas. Los hechos sucedieron en la madrugada del pasado domingo. Los turismos sufrieron desperfectos importantes, porque la mayor parte de lo robado fueron elementos de los propios vehículos, con destino, supuestamente, a la venta en el mercado negro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Caracagada continúa a lo suyo: dos detenciones en menos de 48 horas