La contratación de socorristas encara los mismos problemas del año pasado

La falta de personal y el retraso en las ayudas públicas lastrará en algunos lugares el inicio de la campaña


carballo / la voz

Verano nuevo, problemas de siempre. La contratación de socorristas en los concellos de la zona se enfrenta a las dificultades habituales, que lastrarán muy probablemente el arranque de la campaña, que algunos quieren comenzar ya a principios o mediados de junio. Otros lo dejan para julio. Pero si las ayudas públicas, especialmente a través de los planes de cooperación de la Xunta, no llegan a tiempo, los técnicos de salvamente tampoco lo harán. Ese es uno de los problemas que ya empieza a ser endémico. Para paliarlo hay quien recurre a fondos propios, adelantándolos. Otros, como Corcubión, con un presupuesto tan ajustado, no pueden.

El otro gran inconveniente es la falta de personal suficiente. Los requisitos son altos. Además de las pruebas selectivas, hay que tener las titulaciones correspondientes y estar dispuesto a trabajar los dos meses del verano por sueldos que no son excesivamente altos.

En Carballo ocurre lo mismo de las últimas campañas: en la primera convocatoria no se cubren ni de lejos las 35 plazas que se han convocado. Ayer se conocía el listado provisional, y de momento son 21, más otros siete que han quedado excluidos por diversos motivos, especialmente de presentación de la documentación requerida. Si la subsanan a tiempo, esa lista crecerá. En todo caso, tampoco quiere decir que todos los admitidos vayan a trabajar como socorristas, ya que deberán superar las pruebas correspondientes. No obstante, la experiencia reciente en Carballo demuestra dos cosas: la mayoría aprueba, y en una segunda convocatoria suelen cubrirse casi todas las plazas. Y mientras hay que repartir el personal que se tiene y esperar a que vengan tiempos mejores para que la playa de Arnela pueda tener el mismo servicio que las de Razo, As Saíñas y A Pedra do Sal.

Salarios

La cuestión salarial puede estar, en parte, detrás de esa apatía. En Camariñas habrá cuatro socorristas, uno de ellos con funciones de jefe. Su salario bruto será de 1.262 euros al mes, y el de sus compañeros, 1.161. Los demás son similares. En Camariñas atenderán a tiempo completo. La playa de Arou, con bandera azul, siempre, y en O Ariño y Lingunde, los fines de semana. Sergio Caamaño, concejal del área, señala que no habrá problemas para cubrir esas cuatro plazas.

En O Ézaro, donde también ondea la enseña celeste, tampoco. «Mínimo teremos tres na praia, e a maiores dous na fervenza», para los kayaks, señala el edil Raúl González. Empezarán a mediados de junio.

En Cee habrá dos, en Estorde, gracias a un convenio con la Diputación, explica el regidor. Espera que estén activos «canto antes», pero eso será en julio.

En A Laracha habrá seis, más el coordinador. Y eso gracias a los fondos propios (dos), el plan de la Xunta (otros dos), y a través de la Federación de Salvamento y Socorrismo, los otros tres, que incluyen el patrón de lancha. El regidor confía en que no haya problemas para la contratación. Si ni los hay, se verán por Caión, también con enseña azul, desde mediados de junio.

Malpica mantiene los seis técnicos de años pasados. Optar por adelantar el dinero de fondos propios para garantizar el servicio y no depender de cuándo llegue el dinero, y a mediados de junio estarán en Area Maior. En las demás del municipio nunca hay, y ya se colocan carteles para advertirlo. Señala Miguel Fernández que le gustaría tenerlos en todas, pero que es «absolutamente inasumible».

Lalo Insua, alcalde corcubionés, indica que están a expensas de cuando llegue el dinero de la Xunta. No le extrañaría, vistos los antecedentes, que a lo peor hasta agosto no haya nada, pero espera que no sea así.

Ponteceso tiene otra vez tres banderas azules, lo que exige un nivel de salvamento en correspondencia. Cuenta el alcalde Lois García Carballido que aspiran a 15, pero necesitan doce como mínimo. Justo ayer abrieron el concurso. Los aspirantes, además de cumplir todos los requisitos evidentes, deben inscribirse como demandantes de empleo. Carballido es consciente de que «vai custar contratar a xente, porque hai poucos candidatos». Al alcalde le gustaría tener personal suficiente para, además de O Osmo, Estrela y Balarés, poder cubrir Niñóns.

En Laxe están a la espera del plan de cooperación de la Xunta. «Non sabemos nada», señala el alcalde, José Manuel Mouzo. «O ano pasado tamén chegou moi tarde e logo non dabamos atopado», lamenta. Espera tener ocho trabajadores.

En Cabana habrá dos, uno en la piscina y otro en Rebordelo, pero la contratación se realiza a través de una empresa.

En Carballo hay 35 plazas y, de momento, solo 21 candidatos confirmados

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La contratación de socorristas encara los mismos problemas del año pasado