Las multas por exceso de velocidad se disparan en la Costa da Morte en un año

Tráfico de la Guardia Civil impuso 4.000 sanciones en el 2017, mil más que en 2016

.

Carballo / la voz

Las multas por exceso de velocidad se han disparado en las carreteras de la Costa da Morte en un año. Las patrullas de Tráfico de la Guardia Civil, tanto de la Comandancia de A Coruña (con base en Perillo) como del puesto de Corcubión, han abierto unas 4.000 diligencias sancionadoras en todo el 2017. Representan mil más que las contabilizadas en el 2016, lo que supone un aumento del 25 % en apenas doce meses. Cada día son sancionados, de media, once conductores en la comarca por circular a una velocidad inadecuada.

Estos datos llaman la atención sobre todo si se tiene en cuenta que, con las nuevas tecnologías, es más fácil detectar la presencia de un radar móvil, un vehículo rotulado o uno camuflado. Entre grupos registrados en la Red y las aplicaciones para smartphones hay unos 12.000 usuarios contabilizados en la zona, entre grupos de Facebook y herramientas móviles como Social Drive.

También llama poderosamente la atención este repunte de las sanciones por exceso de velocidad cuando los agentes suelen situarse casi siempre en los mismos puntos: la AG-55, la autovía de la Costa da Morte (en el tramo limitado a 80, salida de Baio), Larín, Lañas, A Maceira, Vilarrodís, Paiosaco, A Laracha, Bértoa, salida de Carballo hacia Portomouro (DP-1914), Ardaña, Rus, Entrecruces, en A Revolta, Camariñas, Vimianzo, A Ponte do Porto, junto a Cerámicas El Progreso de Malpica (tramo de 50)... Son puntos de sobra conocidos, pero en los que siempre se caen una y otra vez. Sí que hay que añadir a estas cifras un nuevo punto de vigilancia, el acceso a Razo. Después de las críticas de vecinos y comerciantes por las carreras ilegales y maniobras peligrosas en la explanada de acceso a la playa, Tráfico de la Guardia Civil efectuó a finales de verano del 2017 varios controles continuados. En apenas un mes cayeron casi 200 conductores. Y eso que fueron actuaciones que se llevaron a cabo, casi en su totalidad, los fines de semana. Eso sí, en Tráfico de la Guardia Civil tampoco detectaron velocidades anormalmente elevadas en la red viaria de la zona.

El no llevar el cinturón de seguridad puesto se convirtió en la tercera causa de imposición de multas en la Costa da Morte, por detrás de los positivos en alcohol y drogas. Unas 300 en todo el 2017 frente a las 400 por ir bebido o drogado (o ambas cosas a la vez).

Porcentaje

En Tráfico explicaron que se trata de un porcentaje «elevado» en comparación con el conjunto de la provincia: «En el 2017 se sancionaron a unos 3.000 conductores por no llevar el cinturón de seguridad puesto o por incumplir las normas de seguridad para los niños. Estamos hablando de que un 10 % de estas infracciones se cometieron la Costa da Morte, cuando hay ciudades y áreas metropolitanas de la envergadura de A Coruña, Santiago o Ferrol». Recuerdan en la Guardia Civil que hay abiertas varias diligencias penales por homicidio imprudente. Es el caso de José Antonio Díaz Pereira, el Madrileño, investigado por un accidente en la curva de A Revolta, en el que falleció un joven carballés de 21 años. También ponen casos como el de José David Figueira, el larachés de 30 años que perdió la vida el 10 de enero en accidente. Su cuerpo fue localizado fuera del turismo, lo que parece indicar, según Tráfico, que no llevaba el sistema de retención obligatorio puesto.

En Tráfico de la Guardia Civil han advertido de que la Costa da Morte seguirá siendo un punto a vigilar, sobre todo, después del trágico balance de tres fallecidos en las carreteras en enero.

No aprendemos

Las carreteras nos dan malas noticias un día tras otro. En lo que va de año, poco más de un mes, ya se igualó el número de fallecidos en el asfalto con el ejercicio pasado. La mortandad no es más que una consecuencia de cómo conducimos. Y no debemos hacerlo muy bien cuando en el 2017 se impusieron 1.000 multas más que el anterior por exceso de velocidad. En otros capítulos, como el de ir bebido o drogado al volante, también se han dado números que sonrojan. Es fácil de adivinar que, con estas conductas, las consecuencias son imprevisibles. No aprendemos.

Seguir leyendo

Votación
3 votos
Comentarios

Las multas por exceso de velocidad se disparan en la Costa da Morte en un año