Los colegios de Sardiñeiro y Buño corren peligro por falta de alumnos

En el Areouta ya solo hay tres aulas para todos los niños de infantil y primaria


Carballo / la voz

El futuro de algunos colegios de la Costa da Morte no parece tener largo recorrido. Hasta ahora han ido cerrando escuelas unitarias y hasta ha desaparecido un CRA, el de Malpica, pero la falta de alumnos en determinadas zonas es un asunto muy serio que terminará por traducirse en la clausura de centros educativos.

El mayor peligro está en Sardiñeiro. El Areouta se ha quedado este curso con una unidad de infantil y dos de primaria. Hasta el momento se han matriculado 32 niños, pero en los últimos días no ha habido más que bajas, según explicó el director, José Luis Vázquez Carballido. A partir del lunes, un aula acogerá a los pequeños de 3 a 5 años, que son solo 10; otra será para los que cursen de primero a tercero, y la última, para cuarto, quinto y sexto.

Para el responsable del centro, esta caída de la matrícula ha sido debida a los recortes. Este año les hacen compartir el profesor de música con el Praia de Quenxe y eso ha hecho que pierdan un aula, lo que ha desencadenado un aluvión de bajas (al menos 7) en beneficio de Corcubión, que, además, tiene más servicios, como el de comedor y que desde que lo consiguió no ha hecho más que aumentar la matrícula.

Lo peor, es que este año solo se han anotado dos niños de tres años y que casi la mitad del alumnado está en los últimos cursos, por lo que, a no ser que se multiplique la natalidad o haya mudanzas de familias a Sardiñeiro, el colegio tiene el tiempo contado. En el centro están preocupados, sobre todo por el precedente de Outes, un colegio con más matrícula que fue cerrado de la noche a la mañana.

Los directores de centros pequeños, situados en áreas poco pobladas, reconocen que cada vez tienen más problemas para lograr una matrícula decente. Ese es uno de los motivos por los que muchos pidieron el servicio de comedor, muy atractivo para los padres que trabajan. Además de en Corcubión, lograron recuperar algo con este sistema en Caión.

El principal indicador de que la situación va mal es la inscripción de niños de tres años. En Buño han perdido una unidad de primaria, con lo que hay un aula para cada uno de los ciclos, pero lo que hace más complicadas las cosas es que los párvulos de 3 y 4 años están juntos porque son muy pocos. Este año la matrícula es de 64 niños, 9 menos que hace solo doce meses.

Las nuevas incorporaciones también han caído en el Milladoiro de Malpica. El curso pasado terminaron sexto 23 niños, pero únicamente han entrado 13 de 3 años, por lo que el balance es negativo.

En el CRA Novo Mencer de Coristanco también han perdido este año una escuela, la de la parroquia de Valenza, por lo que solo les quedan cuatro, aunque el número de matriculados es prácticamente el mismo, pero también han perdido una unidad, que no se podrá recuperar.

A pesar de todo, el lunes comenzará el nuevo curso en todos los colegios, excepto en los que celebran fiestas, como es el caso de Muxía y Ponteceso, donde el arranque del nuevo ciclo educativo se demorará un día.

Inversiones

La Consellería de Educación ha hecho pública la lista de inversiones que de cara al nuevo curso se han hecho en los centros educativos de la Costa da Morte. Han sido 1,2 millones de euros. El mayor gasto corresponde a la ampliación del instituto Monte Neme de Carballo

Consenso

La caída de la población nos lleva al pozo del abandono. El goteo constante e incesante de pérdida de escuelas es consecuencia del despoblamiento de las áreas rurales. Hasta el punto de que colegios como los de Sardiñeiro o Buño, por los que tanto hubo que luchar en su día, corran peligro de cerrar sus puertas. Aquellas conquistas perderán sentido en el momento que no haya niños suficientes. Debería haber un consenso para evitarlo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los colegios de Sardiñeiro y Buño corren peligro por falta de alumnos