El puente dispara la afluencia a la zona hasta máximos históricos

Peregrinos que no caben en Fisterra tampoco encontraron cama en Cee y Corcubión


Cee / La Voz

Hablar de cifras exactas es complicado porque existen multitud de tipos de alojamiento, gente que llega en embarcaciones o caravanas y pernocta en ellas... pero las impresiones de profesionales del turismo y de los propios visitantes apuntan a que este puente está marcando máximos históricos en cuanto a afluencia en la Costa da Morte.

«Fisterra está a tope, al 100 %, no cabe ni un alfiler y no es solo eso, hubo gente que tampoco encontró en Cee o Corcubión. Los peregrinos vienen de Olveiroa después de una etapa larguísima, llegan a las siete u ocho de la tarde y lo que menos saben es que aquí no hay sitio, que en Cee tampoco por la Xunqueira y que en Corcubión igual, consecuencia de que Cee está lleno», relata Alexia Benlloch, del albergue Cabo da Vila, que estos días ha tenido que rechazar a «muchísima gente» por tener todo completo.

Lo del domingo fue absolutamente extraordinario y se esperan estampas similares con el festivo de hoy. No solo lo atestiguaron el aspecto de zonas como Razo en Carballo, las playas de Cee o el auténtico caos de aparcamientos en Soesto, Traba y Nemiña. Llegar en coche al cabo Vilán era una auténtica aventura, porque una vez que los primeros vehículos coparon la explanada las colas en los peores momentos llegaban casi a la piscifactoría, lo que da una idea del nivel de afluencia, algo que atestiguan desde los restaurantes camariñáns que estuvieron a tope todo el día. Solo el Aquapark de Cerceda, que tiene precios populares pero hay que pagar entrada (entre 5 y 9 euros para niños y adultos según los días) recibió bastantes más usuarios el domingo (5.312), que habitantes tiene el municipio entero (5.031).

El Camiño ya es el abarrote absoluto. En Olveiroa, el albergue público está lleno, por supuesto, y Casa Loncho, el primero de la ruta en la comarca, tenía ayer a mediodía ya decenas de personas a la puerta mientras que la pensión rústica As Pías también había agotado las plazas a la hora del almuerzo.

«Moi ben, hoxe algo máis tranquilo, pero estes días tivemos xente a tope, aquí no Ézaro e no Logoso tamén está todo cheo», señala el dumbriés Domingo Caamaño, que gestiona el Bitácora de O Ézaro, un albergue en O Logoso y su hermana regenta la pensión A Pedra en la misma localidad. «O único problema que temos é atopar xente para traballar, porque pagando 1.000 euros a oito horas non a encontras, nin que saiba nin que non», señala.

Y la situación no es muy diferente en el otro extremo de la comarca, como explicaban ayer desde el restaurante Mar de Ardora de Cabana: «Nós xa levamos todo agosto rexeitando moita máis xente da que podemos atender e agora mesmo temos todo cheo ata o venres, comida e cea».

Las visitas llegan por tierra, por mar e incluso por aire

Basta mirar a las rías de Camariñas o Corcubión para observar las decenas de barcos fondeados para comprobar que existen visitas que ni siquiera figuran en estadística alguna por tampoco constan como escalas en los puertos, pero sí llenan de ambiente las localidades.

En la cafetería del Náutico de Camariñas, pasadas las cinco de la tarde todavía quedaban seis mesas repletas de comensales y tuvieron faena durante toda la jornada «de xente dos iates e máis xente que non é dos barcos. Si que se nota moito ambiente por Camariñas», señalaba un responsable del establecimiento.

En Marina Muxía también se notaba animación, aunque, como señala Marcos Trillo, de Cataventos, la empresa gestora, poco tiene que ver con el puente o con el Mercado das Rutas do Mar. «Influye más el tiempo porque nosotros no somos destino -es raro el que viene aposta- sino una escala de tránsito, de barcos que vienen en ruta y pasan aquí uno o dos días. De hecho, quizás tengamos más afluencia en junio y julio y de nuevo en septiembre, porque van hacia el sur o vienen de regreso ya», detalla.

Sin embargo, el mar, las caminatas de los peregrinos o los vehículos terrestres no son, por raro que parezca, las únicas formas de llegar a la Costa da Morte. No hace falta aclarar que la comarca carece de aeropuerto, pero eso no significa que no lleguen visitas por aire. «Tivemos xente onte de Portugal e veñen moito tamén de Asturias, León, a zona de Lugo. Incluso onte ían vir uns de Lanzarote e non puideron por culpa do tempo», explica Juan José Blanco, de Naturmaz, que tiene una aeródromo en el vecino concello de Mazaricos, al pie del embalse de la Fervenza, y que también está estos días lleno de animación.

«Llevamos 40 días andando por el Camino del Norte desde Bayona»

Roxanne St-Cyr y Monique Giroux, naturales de Quebec, en el Canadá francófono, llegaron ayer a Fisterra con muchas historias recopiladas durante su larga ruta. «Llevamos 40 días andando por el Camino del Norte desde Bayona, en Francia, y todo esto está siendo muy bonito», cuentan las peregrinas, que, además de caminar alimentan casi a diario una página de Facebook, Deux elles vers Compostelle. Recogen sus vivencias y también clásicos de la ruta como que «en la edad media, después de ir a Santiago, las gentes continuaban hasta Fisterra que creían que era el fin del mundo para desprenderse de su viejas ropas e iniciar una nueva vida».

Seguir leyendo

«Hacía lo menos 12-15 años que no veníamos por esta zona»

Ángel Diéguez nació en Vigo pero lleva ya mucho tiempo viviendo en Granada con su esposa, Carmen Ferrari, con lo que «como ella la zona de Vigo ya la conoce mucho», en esta ocasión se decidieron por una ruta a través de «las Rías Altas y la Costa da Morte, porque hacía lo menos 12-15 años que no veníamos a esta zona, así que hoy estuvimos en O Ézaro y Fisterra, y acabamos de llegar a Muxía para un par de días, que tampoco es mucho», detallaba ayer por la tarde Ángel, que se quedó gratamente sorprendido el domingo con el Mercado de las Rutas do Mar: «Había muy buen ambiente por la calle y, a nivel gastronómico, también mucho donde elegir».

Seguir leyendo

Una cadena

El turismo es una potente cadena económica que que tira de muchos sectores, empezando por los primarios. Hasta hace pocos años, cuando ni había casas rurales, era algo casi doméstico. Lleva mucho tiempo yendo a más, por ahora bajo control, pero a ver cómo evoluciona. El motor de arrastre es una de las mejores comarcas de Galicia, pero también una promoción que tiene muchos padres. No es la flor de un día.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El puente dispara la afluencia a la zona hasta máximos históricos