La humedad es ya un mal crónico para el Cárcere Vello de Corcubión

El Concello carece de medios para llevar a cabo todas las obras necesarias

Una informadora turística enseña los efectos de la humedad en una de las paredes.
Una informadora turística enseña los efectos de la humedad en una de las paredes.

Cee / La Voz

Es uno de los inmuebles con más historia de Corcubión, donde no faltan precisamente edificios emblemáticos, pero también de los más castigados por el continuo deterioro que las administraciones son incapaces de frenar. El Cárcere Vello, que data de principios del siglo pasado y que, como su nombre indica, fue prisión en diferentes momentos, sufre numerosos problemas derivados de la humedad y las filtraciones de agua, que en algún caso son solucionables pero en otros implican una cuantiosa inversión a la que el Concello, según explica su concejal de Cultura, José Antonio Pais, no puede hacerle frente.

«Temos outras instalacións que atender tamén e hai que priorizar, non podemos chegar a todo», lamenta el edil.

Una de las deficiencias estructurales, tal como detalla el historiador local, Alejandro Lamas, viene desde la construcción de la carretera de Fisterra. «O terreo subiu e o Cárcere quedou por debaixo do nivel», dice Lamas, lo que hace que los propios muros exteriores actúen como una esponja, que además no ventila, por lo que se producen importante filtraciones al interior.

Por otra parte, los canalones de la cubierta, que también tiene algunos daños, son interiores, van entre el tejado y el falso techo, con lo que cada vez que se atascan -el Concello los limpió recientemente- se desbordan, como demuestran los falsos pontones de madera del techo, que están doblados y parcialmente podridos por este motivo.

La directora del actual obradoiro de empleo, Anabel Piñeiro, que ya estuvo al frente de otras escuelas taller, señala que hace ya tres años, cuando hicieron uso del inmueble ya se observaban estas deficiencias, que perduran a día de hoy

Infrautilización

A estos problemas hay que sumar que el Ayuntamiento cuenta con otras instalaciones para usos parecidos, como la moderna Casa da Cultura, mucho mejor dotada, o la Capela do Pilar, que acoge muchas de las iniciativas que concentran a un número más reducido de personas. Eso hace que el Cárcere Vello pase largas temporadas cerrado, aunque ahora mismo no es el caso. Durante el verano, el Concello tuvo a una informadora turística con un contrato de seis meses, con lo que el inmueble se abría a diario, y ahora hay otras dos personas, de prácticas después de hacer un curso de turismo, que también la abren y lidian con la humedad y los problemas de limpieza que esta genera, hasta el punto de que una de las jóvenes, según dice, notó un sarpullido en la piel que atribuyó a estas causas.

Antes, una parte de la instalación fue utilizada por APTCM, cuando tenía personal contratado, y el pasado agosto acogió la exposición fotográfica Fillos de San Marcos, uno de los actos culturales más concurridos en mucho tiempo en la localidad, porque todo el pueblo quiso ver estas imágenes históricas.

Todas estas actividades contribuyen a que el edificio tenga vida, se abran las puertas y ventile, pero necesitan una continuidad en el tiempo y una frecuencia importante para contribuir en esa lucha contra el deterioro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La humedad es ya un mal crónico para el Cárcere Vello de Corcubión