La mayor parte de los concellos gana habitantes gracias al covid

La comarca crece de nuevo, y Carballo bate su récord de empadronados, con 31.603

Vista de la zoan de O Choris en el casco urbano de Carballo, municipio que bate su récord de población
Vista de la zoan de O Choris en el casco urbano de Carballo, municipio que bate su récord de población
t. longueira
carballo / la voz

Los 16 municipios de Bergantiños, Soneira y Fisterra, además de Cerceda, ganan población. Solo este dato supone un cambio de ciclo de caídas que dura ya algo más de 25 años, período en el que ejercicio tras ejercicio la suma total era siempre muy inferior a la del anterior. A veces, por más de mil personas. Hubo solo un espejismo, en el 2008, en el que la ganancia global fue de 21 personas, pero pudo deberse a altas de retornados de Canarias o a algún error estadístico, porque no tuvo nada que con el antes y el después. Pero ahora la ganancia se cuenta también por centenares. Sobre todo, por las altas acumuladas desde marzo, abril o mayo, según los datos facilitados ayer por todos los concellos de la zona. Por tanto, la ganancia es importante si las cifras se comparan, a día de ayer, con el último cierre oficial del año pasado, pero mucho más si se tiene solo en cuenta desde la primavera. Y mucho más aún si solo se computaran la altas en el padrón, sin más: la diferencia positiva sería inmensamente mayor. Obviamente, el cómputo global incluye decesos, muy altos en una comarca tan envejecida, de ahí que el saldo positivo sea bueno, pero no tanto.

Las altas son muy diversas, pero sobre todo nacionales, según explican todos los regidores consultados. Segundas viviendas, emigrantes de vuelta, el regreso a casa desde ciudades cercanas... El covid ha acelerado esta progresión, y no solo en las zonas rurales o estrictamente costeras. Carballo, por ejemplo, bate su récord histórico de empadronamientos, con pasando por primera vez de los 31.600 (31.603). Los números son optimistas en muchos más lugares. Dumbría recupera la cota de los tres mil y sube hasta los 3.072 (3.051 en marzo). Vimianzo seguramente cruce esta semana la cota de los 7.000 que había perdido. Corcubión sumó solo ayer cinco altas y también vuelve a colocarse sobre los 1.700. Cee está cerca de las 200 altas desde marzo. Muxía suma casi cien, Fisterra más de 80, Camariñas se aleja del fantasma de los cinco millares en total (caída de ediles, de ingresos...), lo mismo que Cerceda. Zas está más cerca de los números del año pasado...

Es cierto que algunos concellos siguen por debajo de los números del 2019 pese a su crecimiento, pero si la tendencia no hubiese cambiado, la distancia ya sería sideral. A Laracha, por cierto, no para de crecer, con 128 habitantes más. Curiosamente, ayer murió la de mayor edad, de Vilaño, con casi 102 años.

Precisamente en Bergantiños llama la atención ese dato del municipio larachés, con un alza importante justo desde marzo. O Malpica, que aumentó en 90 la cifra de residentes (65 netos si se descuenta la cifra de fallecidos). Cabana desde marzo contabilizó 72 nuevas altas netas (murieron 30 vecinos en los últimos seis meses). 

Saldos vegetativos

Precisamente, el saldo vegetativo negativo tan acusado, como sucedió en Ponteceso o en Coristanco, imposibilitó, en gran medida, que los aumentos de población experimentados desde el arranque del confinamiento se vieran reflejados en las estadísticas: apenas 8 altas netas en Ponteceso y 3 en Coristanco. En el caso del Ayuntamiento de Cerceda, el censo poblacional aumentó de los 5.001 a los 5.015 vecinos desde marzo.

«A elección de Carballo foi clarísima, é un sitio que me gusta por diversos motivos»

Uno de los nuevos vecinos de Carballo es Miguel Anxo Fernán-Vello. Veterano editor (Espiral Maior) y escritor, y exparlamentario en Madrid. Justamente esta semana él, natural de la Terra Chá, y su esposa culminan el proceso de traslado desde A Coruña. La capital de Bergantiños es su nueo hogar. «A elección de Carballo foi clarísima, é un sitio que me gusta por diversos motivos. Polo pobo en si mesmo, por como foi evolucionando, cunha urbanización máis humana nos seus espazos. Tamén por ser a capital de Bergantiños, unha comarca que me atrae moito, e a Costa da Morte en xeral. A natureza, os espazos rurais. A situación: cerca de Santiago, da Coruña, do Atlántico. Todo conflúe, non é algo improvisado. Digamos que xa quería vir aquí dende que fun pregoeiro das festas, hai xa moito», explica.

No viene solo a vivir, también a trabajar. En Carballo estará la sede de su empresa, Espiral Maior, «nunha rúa céntrica». Y no será un local sin más, sino un lugar con la cultura viva, con actos literarios, con artes plásticas, zona expositiva... Con actividad en general, creación artística.

Para ver todo eso en funcionaiento habrá que esperar un poco, pero tampoco mucho: a principios de noviembre, dentro de un mes, debería estar funcionando.

«Temos un piso e estamos facendo unha casa. En novembro censareime en Malpica»

Purificación Losada Rodríguez (1959, Monforte) vive a caballo entre Barcelona, Madrid y Tailandia por motivos profesionales. Pero hace 18 años descubrió la Costa da Morte y desde entonces tanto ella como su familia decidieron echar raíces en la comarca. En concreto, en Malpica: «Empezamos a veranear porque iamos moito a Tira do Cordel, en Fisterra. Un día falamos de ter aquí unha casa. Escollemos Malpica porque non hai nada mellor que levantarse, almorzar e xantar tendo o mar aí diante. Non hai nada mellor que iso. Hai dez anos compramos un ático sobre plano. Pero os meus fillos aman Malpica, un deles xa vive e está censado en Malpica. O resto sempre que poden veñen a Malpica. Agora compramos un terreo en Seaia e imos construír unha casa. Se todo marcha ben, terémola lista en marzo ou abril do vindeiro ano, polo que unha vez que arranxemos cousas que temos en Barcelona viremos para quedarnos a vivir en Malpica e no meu caso censareime en novembro». Sobre las bondades que ofrece esta comarca en plena pandemia covid-19 Purificación Losada explicó: «Aquí non teño que pensar tanto en máscaras nin en restricións como en Barcelona. Temos aire puro, temos o mellor pan do mundo e as mellores vistas do mundo. Que máis se pode pedir?».

La gloria

El covid nos ha cambiado la vida. Le está dando la vuelta al ropaje de nuestras costumbres. Hasta el punto de que la Costa da Morte gana habitantes por primera vez en mucho tiempo y rompe, al fin, la mala racha de la caída poblacional que ya duraba 25 años. La gente descubre que en nuestro Finisterrae se está mejor que en la gloria. Llevábamos mucho tiempo diciéndolo, pero tuvo que venir el covid para que se hiciese notorio.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La mayor parte de los concellos gana habitantes gracias al covid