A Tablilla, una recta de dos kilómetros y trágicos accidentes

Se ha convertido en un punto negro del interior de Galicia

Estado en que quedó el coche en el que viajaban los dos jóvenes muertos en el accidente de Cerceda
Estado en que quedó el coche en el que viajaban los dos jóvenes muertos en el accidente de Cerceda

Carballo / La Voz

«Hay pocos accidentes, pero los que hay, son tremendos». Así definía ayer un vecino de A Silva (Cerceda) el tramo de la AC-413 que el domingo fue escenario de otro trágico siniestro, con dos jóvenes muertos, uno vecino de A Silva, de 21 años, y otro de Ordes, de 26, así como un matrimonio, un hombre de 53 años y su mujer de 51, heridos.

La AC-413 es una carretera de titularidad autonómica muy transitada. Enlaza Cerceda, Ordes, Carballo, A Silva, Tordoia... «La gente de aquí que va para el aeropuerto de Lavacolla suele coger esta carretera hacia Ordes y de ahí a Santiago», explica. También es un vial utilizado para los que desean coger la A-6, dirección Madrid: «Salimos de Cerceda, cogemos hacia Ordes y, de allí, enlazamos con Curtis, Teixeiro y Guitiriz antes de coger la autovía», indicó un usuario de la AC-413: «Vengo siempre por esta carretera, como mínimo, dos o tres veces a la semana», argumenta.

«Es una recta de dos kilómetros y te invita a pisar»

La denominada recta de A Tablilla tiene unos dos kilómetros de longitud. Arranca en la curva de A Ferralla y termina en Xesteda, tras pasar por A Tablilla. El tramo poblado está limitado a 50, aunque hay otros a 70 y 90: «El problema es el exceso de velocidad y confianza. La mayor parte de los que la utilizan son gente de aquí, y claro, es una recta de dos kilómetros y te invita a pisar», explica otro vecino de A Silva, quien recuerda las visitas del radar de Tráfico por esta recta.

La AC-413 fue arreglada hace ya unos años, según confirmaba ayer el alcalde de Cerceda, José García Liñares: «Fíxose unha obra en dúas fases: A Silva-Ordes e A Silva-Carballo, e lembro que na recta da Tablilla eliminouse un cambio de rasante que era moi perigoso», dijo.

El accidente del domingo hizo recordar a muchos vecinos el siniestro ocurrido en la madrugada del 21 de diciembre del 2014. Un joven de 26 años perdió la vida a escasos cuatro kilómetros de su casa. Su coche chocó por detrás con un camión cisterna, que circulaba en el mismo sentido; el turismo salió desplazado varios metros y el conductor, despedido. El vehículo, que quedó destrozado, impactó contra un autobús aparcado en el lugar.

Ambos siniestros guardan algunas similitudes: fue un domingo, eran jóvenes de la misma parroquia (Rodís), todo apunta a una velocidad inadecuada y una persistente niebla: «Aquí la niebla cuando baja, carga más que en otros sitios, apenas te deja ver», recordó un residente en A Silva.

En esta recta se produjeron otros accidentes graves en los últimos años, como el de la mañana del 26 de enero del 2013. Dos vehículos chocaron frontalmente en plena recta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

A Tablilla, una recta de dos kilómetros y trágicos accidentes