Los grandes proyectos industriales de la Costa da Morte, condenados al fracaso

s. g. rial / t. longueira CARBALLO / LA VOZ

CERCEDA

J. M. CASAL

El cierre de Meirama es la puntilla a la falta de planificación empresarial comarcal

18 ene 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Mientras en otras comarcas de Galicia y de España suele haber manifestaciones para que los proyectos industriales sigan adelante, aquí ha ocurrido varias veces lo contrario: las movilizaciones son para que no nazcan determinadas iniciativas, desde las del plan acuícola hasta la reactivación minera en Corcoesto. Como señaló hace un tiempo el alcalde de Cabana en Radio Voz, con los criterios actuales de quienes se oponen a cualquier actuación, no podrían haberse desarrollado ni de lejos empresas como Ferroatlántica, por ejemplo, cuyo futuro también está en entredicho. Y puede que algunos se estén planteando ahora si la oferta de la empresa por la venta de las centrales, de cumplirse, garantizaría o no el mantenimiento de los empleos.

El caso de la térmica de Meirama es un paso más en este proceso de desmantelamiento o falta de iniciativa de actuaciones industriales de gran valor añadido. Y es más lamentable aún si se tiene en cuenta que ya en el 2010, hace nueve años, en el Concello de Cerceda ya alertaban de la necesidad de tomar medidas para evitar los efectos futuros de la nueva legislación limitadora del carbón. En este tiempo no se ha hecho casi nada, y las consecuencias están a la vista.

El Concello de Cerceda dejará de recibir 1,3 millones en impuestos

El cierre de la central térmica de Meirama no solo afectará al empleo directo e indirecto (150 trabajadores), sino a varias empresas auxiliares de la comarca de Ordes que trabajan de forma habitual con Naturgy. También dejara secuelas graves en sectores auxiliares, como la hostelería o el transporte.