Carballo, Cee y A Laracha resisten la caída general de población

También Cerceda sube levemente. La suma comarcal es de 110.868 vecinos


Carballo / la voz

Un año más, la Costa da Morte pierde población. Es el sino de todo lo que va de siglo y del tramo final del pasado,. Los 16 municipios de Bergantiños, Soneira y Fisterra, además de Cerceda, tienen menos empadronados que el año anterior en su cómputo global, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En números redondos, 110.868 vecinos, frente a los 111.479 del ejercicio anterior, lo que significa una pérdida de 611 personas. Ha habido años peores, de mil o más en negativo. Dentro de lo malo, 600 no es de las peores cifras.

Pero, además, un cómputo general no refleja un comportamiento uniforme. Los hay que ganan. Poco, pero crecen. Lo cual también es una novedad, pues hubo algún año que había solo uno o ninguno. Tres de los que resisten al alza ya lo habían hecho más veces, y ahí siguen: Carballo, Cee y A Laracha, como polos dinamizadores del gran eje comarcal de oeste a este. No son grandes cifras en negro, pero sí suficientes para dar aire a la comarca. Entre los tres sobrepasan los 50.000 habitantes, que son casi la mitad de los que hay en toda la zona.

En clave positiva también aparece Cerceda, que se nuevo supera la cota de los 5.000 vecinos, tras muchos años de caídas. Es importante, sobre todo para garantizar ingresos públicos, los 13 concejales (si no, se quedará en 11, como ya ha ocurrido en tantas partes) y el mantenimiento de servicios.

Las fronteras numéricas no son patrimonio de los 5.000 (a las que Fisterra, Cabana, Zas o Muxía ya difícilmente volverán), sino que los 3.000 también peligran en Dumbría y Laxe. En ambos casos, se mantienen con muy pocas diferencias.

Casi catorce mil habitantes menos que hace veinte años

Si el punto de vista se sitúa en los años 80, las cuentas (y las medias) aún son peores. Pero para tener un horizonte cercano, veinte años no es mala perspectiva. En 1998, los 16 municipios de Bergantiños, Soneira y Fisterra, además de Cerceda, sumaban 124.346 vecinos. Son casi 14.000 más que en la actualidad. En medio coincidieron dos grandes momentos migratorios, a Canarias y a Suiza, pero sobre influyó un fuerte descenso de la natalidad y aumento de los fallecimientos (saldo vegetativo negativo), lo que explica el bajón. Y eso que Carballo tenía entonces 27.497 habitantes. Lleva mucho estancado, con altibajos, y Arteixo ya lo ha superado, rozando los 32.000 empadronados. Hace diez años, por último, la cifra global de la zona estaba en 119.722.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Carballo, Cee y A Laracha resisten la caída general de población