Naturgy tiene hasta el 31 de marzo para decidir si invierte en Meirama

Feijoo afirma que el cierre convertiría a Galicia en deficitaria en producción eléctrica


Carballo, Cee / La Voz

La continuidad de la planta térmica de Meirama y, por tanto, del centenar de puestos de trabajos directos y otros 400 indirectos entre empresas auxiliares, transporte ferroviario y puerto de A Coruña, depende del visto bueno de Naturgy para acometer una inversión de entre 80 y 90 millones de euros y adecuar así las instalaciones a las cada vez más restrictivas normativas de Bruselas sobre emisiones de gases.

Los representantes de los comités intercentros, incluido el presidente del colectivo de trabajadores de Meirama, Bautista Vega Tato (CIG), mantuvieron una reunión este jueves con la cúpula directiva, encabezada por su presidente, Francisco Reynés.

Muchos fueron los puntos tratados, pero en Cerceda preocupa, y mucho, saber qué decisión adoptará el grupo con respecto a la factoría. De hecho, Bautista Vega fue el que abordó esta cuestión en el encuentro. Sin embargo, según él, la empresa esquivó dar plazos y, sobre todo, indicios sobre si pondrá, o no, el dinero para la construcción de una planta desnitrificadora y otra desulfuradora, necesarias para que la actividad se prolongue más allá de del 30 de junio del 2020, fecha fijada por el secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal.

Unos plazos criticados, aunque sin citarlos, ayer por el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, en la inauguración del parque eólico de Muxía. «Non se pode falar tan á lixeira. Pechar as centrais térmicas de As Pontes e Meirama supón automaticamente que Galicia produce menos enerxía da que consume. Non se pode apagar unha enerxía sen ter outra que a sustitúa», sentencia el presidente.

Sobre plazos sí habló el presidente del comité de empresa, quien reiteró ayer que la multinacional tiene entre «finais deste ano e o 31 de marzo do que vén para decidir que fai». Se trata de un plazo concretado, según él, por la propia dirección en un encuentro mantenido recientemente con los trabajadores.

«A empresa non falou do investimento. Fun eu o que preguntou que van facer con Meirama», explicó Bautista Vega Tato, quien se mostró decepcionado por los continuos regates de la cúpula: «Non falaron de datas concretas nin se ían investir os cartos comprometidos no 2015».

Bautista Vega tenía ayer sensaciones encontradas después de la reunión celebrada este jueves en Barcelona. Por una parte, hay un «moderado optimismo» porque «non é o mesmo reclamar o investimento cando a fábrica está parada que cando produce enerxía e abastece ao mercado cando o precisa»..

Pero el presidente del comité de empresa tampoco las tiene todas consigo y por eso anunció ayer en Barcelona el inicio de «unha campaña de mobilizacións», pendiente de concretar para instar a la multinacional a que acometa la inversión y se mantenga la actividad hasta «máis alá do 2040». Bautista Vega señaló que el plan de movilizaciones se dará a conocer tras reunirse con los compañeros.

Críticas del PP a Formoso

El portavoz del PP en la Diputación, Agustín Hernández, cargó contra el presidente de la entidad, Valentín González Formoso, por preocuparse «única e exclusivamente do futuro da planta de As Pontes, obviando os 200 empregos que están en xogo en Cerceda». Aseguró que «hai que ter pouca vergonza para esquecerse dos veciños de Cerceda e de toda a súa comarca».

«La inversión tendría que estar ejecutada antes del 31 de diciembre del 2019», indicaron en la multinacional

En Naturgy mantienen el silencio más absoluto sobre si realizarán, o no, la inversión comprometida en el 2015. En principio habría que realizar una aportación de entre 80 y 90 millones de euros, una cuantía inferior a la estimada inicialmente, de entre 100-120 millones de euros.

En la compañía siguen sin fijar una fecha y la del 31 de marzo del 2019 es la que establecen los sindicatos, según la empresa. Lo que sí confirmaron en Naturgy es que la decisión «no se podrá demorar mucho, porque «la inversión, en caso de llevarse a cabo, debería estar licitada y ejecutada, como fecha tope, el 31 de diciembre del 2019».

En la empresa solo señalaron ayer que se están estudiando todas las posibilidades, en función de los criterios de eficiencia y rentabilidad. Y siempre, claro está, que no haya una real decreto ministerial que diga lo contrario sobre el uso de combustibles fósiles para la generación de energía, y en concreto, del carbón.

Un lago

Malos vientos soplan sobre las centrales de carbón. Después de todo lo que se ha andado, las instalaciones de Cerceda corren el peligro de quedar para hogar de pájaros a partir del 2020, a no ser que Naturgy vuelva sobre los pasos del origen de buena parte de sus activos e invierta los 90 millones que hacen viable el complejo. Cerceda le ha dado mucho a la ahora multinacional. Bien podía hacer el esfuerzo de dejar más que un lago.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Naturgy tiene hasta el 31 de marzo para decidir si invierte en Meirama