«A Garda Civil aínda non ten pistas», dice el joven quemado en Carballo

Álex Muíño sigue a la espera de saber quién fue su agresor


Carballo / la voz

Álex Muíño, el joven que sufrió quemaduras de segundo grado en el torso cuando caminaba por una calle de Carballo el 27 de octubre, esperaba que la Guardia Civil le diera alguna información sobre lo que ocurrió, pero se encontró con que la investigación apenas se había iniciado. «A Garda Civil aínda non ten pistas», aseguró tras presentarse en el cuartel para interponer la oportuna denuncia, después de que sus padres intentaran en dos ocasiones hacerlo en su nombre y los agentes les recomendaran que acudiera la propia víctima.

Pocas novedades hay sobre el caso, salvo un rumor que corre ya incluso por las redes sociales sobre una persona del municipio de Cerceda que se habría vanagloriado de haber sido el autor de un hecho que por el momento no ha sido aclarado, pero que ocurrió poco antes de las seis de la madrugada en la rúa Ourense.

Álex Muíño, que se pasó 20 días ingresado en la Unidad de Quemados del Chuac, se recupera en su casa y está pendiente de que lo vea el forense de Carballo para que la Guardia Civil pueda iniciar un informe. Además, le pidieron datos sobre la camisa que llevaba para realizar pruebas, según explicó él mismo, pero «nada concreto».

Su esperanza era que hubiera algo grabado en las cámaras de algún banco, pero de eso todavía no hay noticias.

A pesar de la falta de evidencias, Álex Muíño sigue convencido de que alguien le arrojó un líquido acelerante y le prendió fuego, pero cree que fue una casualidad que le eligieran precisamente a él.

La investigación se presenta compleja porque no hay testigos y la propia víctima reconoce que no vio nada, que bastante tuvo con arrancarse la camisa ardiendo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«A Garda Civil aínda non ten pistas», dice el joven quemado en Carballo