El Queixas, la salvación de las categorías de base del Cerceda

Todos los detalles sobre la desaparición del club rojiblanco en sus bodas de oro


carballo / la voz

«Un club que existe, pero sen actividade algunha». Así describió ayer el alcalde de Cerceda, José García Liñares, al Centro Cultural y Deportivo Cerceda. A finales de junio, la entidad comunicó a la Federación Galega de Fútbol que ningún equipo suyo participaría en competición alguna en la temporada 2018-2019. El motivo, la gran deuda que tiene con el Lugo por un convenio de colaboración que finalmente resultó ser un préstamo al que no puede hacerle frente. Pese a ello, la duda sobre la disolución del club seguía en pie. Pues bien, a día de hoy todavía no hay convocada la asamblea necesaria para llevar a cabo ese trámite. Y nadie sabe siquiera, según fuentes consultadas, quien será el que tome la iniciativa, pues el presidente, José Antonio Silveira, Costiñán, dejó de ejercer como tal el pasado día 30 y ya se desatiende del tema.

No obstante, ahora ya hay hechos que demuestran que el Cerceda, como tal, desaparece del mapa. Hace unos días el Queixas, club de la parroquia cercedense, llevó a cabo una asamblea en la que aceptó asumir las categorías de base del Cerceda. Esto es, un total de ocho equipos. Hasta ahora, los biberones, prebenjamines, benjamines y alevines los financiaba el Concello. Ahora, la gestión municipal se amplía también a infantiles, cadetes y a los dos equipos juveniles, que competirán bajo el nombre del Queixas. El plazo de inscripción acaba de abrirse, y será según el número de participantes, cuando se decida con qué categorías se continúa. Hasta ahora, 160 jóvenes formaban la cantera del Cerceda. Pero con la incertidumbre de si el club desaparecía o no, muchos ya han buscado alternativas.

La entidad rojiblanca cumple medio siglo de vida

Justo cuando el Cerceda cumple las bodas de oro, desaparece. No obstante, el alcalde prefiere mirar con optimismo el futuro: «Que un histórico de Terceira desapareza dá pena, claro. Haberá que esperar a ver se o Queixas colle potencia. Pero en Cerceda segue habendo futuro futbolístico. Incluso quen sabe se pode vir algún equipo de fóra xogar aquí», expresó.

En este sentido, el nuevo proyecto busca que «xente do pobo ou do redor forme o primeiro equipo», explicó el entrenador del Queixas, Pablo Fernández, que ya es uno más del club con 6 temporadas realizadas, junto con el presidente, José. De hecho, algunos juveniles del Cerceda ya están entrenando con ellos. Los refuerzos servirán de ayuda para intentar devolver al conjunto a la categoría a la que ascendió, por vez primera en la historia, en la campaña 2015-2016, y en la que se mantuvo hasta este año.

Otra nueva es que el ex técnico del Cerceda, Josito Fuentes, así como el resto del cuerpo técnico, han cobrado lo que el club les debía. Así lo confirmaron ayer. No obstante, salieron perjudicados en el sentido de que ahora están sin equipo.

«Non sei a que me vou dedicar agora. Xa boto ó Cerceda moito de menos»

La desaparición del club implica muchas más cosas a mayores del aspecto meramente deportivo. Para Cesáreo Leiro, cercedense de 62 años, implica dejar atrás el club de su vida. «Son dos socios máis antigos. O número 3. Estiven 4 anos na directiva con Costiñán, estes últimos, e xa antes con Primo, que foi quen fundou o club, con Ramón e con Daniel», explica. Pero su labor más conocido es el de delegado del primer equipo: «As últimas 6 tempadas exercín como tal, pero xa antes, tamén, outras moitas». Y es que es del Cerceda «de toda a vida», dice. Lo que sí es cierto es que en la pasada campaña llegó a lo más alto de su carrera al acompañar al conjunto a todos los encuentros de Segunda B; categoría de bronce del fútbol español en la que el Cerceda debutó al Lugo comprar la plaza (después préstamo) que el Boiro dejó vacante por una gran deuda acumulada.

«Dáme moita pena que desapareza. Xa non por min, senón da forma na que o fixo. E xusto agora, que cumpría 50 anos. Pero eu son un socio máis e as cousas son así. Mellor que o colla o Queixas que Cerceda quede sen fútbol», comenta el veterano.

Pero, ¿y ahora qué? «Non sei a que me vou dedicar. Na casa estarán contentos de que pare algo por alí, pero xa o boto moito de menos. Irei ver os partidos do Bergantiños, Fabril, Montañeros, Paiosaco, Laracha.... Teño moitos compañeiros neses equipos; os que fixen durante toda unha vida ligada ó fútbol, xa sexan xogadores ou do corpo técnico», explica cabizbajo.

Pero ojo, que no descarta continuar con su labor: «Ó Queixas, se lle fai falta algo, aquí estamos para colaborar sempre. Pero aínda é todo moi recente». Lo cierto es que su amor por este deporte es tan fuerte que ya está pendiente de cuando se publica la revista de la Liga 2018-2019: «Gústame tela. Non querería quedarme sen ela», comenta entre risas. En cada campo, en las gradas o alrededor, allí estará él; el siempre eterno Leiro del Cerceda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Queixas, la salvación de las categorías de base del Cerceda