La falta de un PXOM lastra el futuro de una Cerceda que pierde población

Los grandes proyectos ha dado paso estos años a inversiones más modestas


carballo / la voz

La falta de un plan urbanístico en un Concello como Cerceda es una gran carencia que el gobierno local continúa arrastrando y que no se resolverá en lo que queda de mandato. El regidor asegura que todo se debe a que la legislación cambia continuamente, en tanto que la oposición coincide en que hay una alarmante falta de planificación.

La ausencia de un PXOM tampoco ayuda a la hora de mantener población, uno de los grandes problemas de uno de los municipios más visitados de Galicia gracias al parque acuático, que todos los años registra más de 100.000 visitas y que ahora ha precisado una destacada inversión de mantenimiento, puesto que acaba de cumplir 18 años de vida. Los grandes proyectos han terminado por dar paso a otros más modestos, aunque en Cerceda se está doblando la capacidad de Sogama, una de las grandes apuestas del gobierno local. Las obras en la zona rural menudean, aunque se han hecho algunas cosas, sobre todo relacionadas con el medio ambiente y el patrimonio.

Cerceda está muy bien conectada con una gran urbe como A Coruña, pero no consigue remontar la pérdida de población. Ha bajado de los 5.000 vecinos, lo que, si se mantiene hasta las elecciones supondrá una pérdida de representación. En todo caso, queda todavía un año para intentar revertir la situación.

Lo realizado

La creación del vivero de empresas dio un objetivo al edificio que se construyó como Centro Tecnolóxico y que nunca llegó a funcionar como tal. También ha seguido aumentando el polígono de O Acevedo, aunque la oposición critica que la mayor parte de la superficie está sin legalizar. Asimismo van avanzando las gestiones para que los vecinos puedan disfrutar de un spa y se logró consolidar la presencia de Sogama. Otra de las mejoras es la creación de las primeras dos sendas de este municipio y la creación de una zona ajardinada de 21.000 metros cuadrados, que se suman al parque verde y al botánico. Asimismo hay una nueva instalación de aguas residuales que mejora notablemente la situación del río Lengüelle, entre otras cuestiones.

Lo pendiente

El Plan Xeral de Ordenación Municipal es la gran carencia de este gobierno local. El alcalde reconoce la necesidad de tener un documento urbanístico, pero señala que el constante cambio de leyes se lo han impedido de momento. También se arrastra desde hace tiempo la cesión al Concello del lago de As Encrobas. El traspaso lleva años de retraso. El alcalde señala que es inminente la cesión del mirador y de terrenos adyacentes, aunque solo se trata de un acuerdo verbal.

Otra propuesta que gustó era una línea de transporte interno para que los vecinos puedan coger el tren en la estación de Meirama, que está a varios kilómetros del casco urbano, pero no llegó a materializarse. Asimismo está pendiente atraer más población a Cerceda.

«Estou satisfeito porque fixemos a maior parte do que nos marcamos para este mandato»

El alcalde de Cerceda está satisfecho de lo que ha hecho por el municipio en los últimos tres años. Solo echa de menos un plan urbanístico, aunque señala que su tramitación «se escapa das nosas posibilidades».

A pesar de eso, ha realizado avances en este tipo de cuestiones. Dice García Liñares que todavía hay que cerrar el deslinde para ordenar el monte Xalo, pero calcula que no habrá demasiados problemas.

Por lo que respecta al polígono, se consolida la tercera fase y calcula que en dos o tres años podrá realizarse una nueva ampliación, pero reconoce que el PXOM es fundamental.

También está contento de que Sogama siga en el municipio y con mucha más capacidad y de la creación del vivero de empresas, además de la contratación de un albergue.

Incluso en cuestiones de patrimonio, dice el regidor, se han hecho bastantes cosas como la excavación de una mámoa en el polígono de O Acevedo, donde apareció incluso una vasija, a la negociación de un convenio con Fenosa para la cesión del coto de Guixart, en el que hay un castro, justo en el límite con el terreno de la antigua mina.

Asimismo se han realizado mejoras en el parque acuático, que fue inaugurado en el año 2000, pero en el que no se habían efectuado todavía labores de mantenimiento.

«No lago das Encrobas nos van ceder o novo miradoiro e terreos adxacentes. Podemos pensar que non imos ter ningún problema. Temos un acordo verbal e falta delimitar as zonas nos planos», explicó el regidor sobre uno de los proyectos más atractivos que tiene planteados.

García Liñares todavía no ha confirmado si tiene o no la intención de presentarse a las próximas elecciones. Primero dice que no piensa en el asunto, pero después reconoce que sí lo ha hecho en alguna ocasión.

En Cerceda lleva muchos años con una mayoría holgada, pero necesita mantenerla para seguir gobernando, porque las relaciones con la oposición son tirantes.

En general, considera que ya se ha hecho la mayor parte de las cuestiones que se marcaron en este mandato, pero el gran tema es el plan urbanístico.

«Non hai unha planificación correcta»

La falta de planificación es, para Francisco Santos, el principal defecto del gobierno local de Cerceda. «Baixamos dos 5.000 habitantes, estamos sen plan urbanístico, o Xalo non ten ordenación e boa parte do polígono non está legalizado, polo que as empresas non poden pedir un préstamo a un banco», resume el concejal del PP.

Reconoce que en materia de obras se van haciendo inversiones, sobre todo de la Diputación, que «está contribuíndo bastante», deja caer el concejal popular.

Denuncia además los grandes proyectos que se quedaron en nada como el Circuito de Velocidade o ahora la cesión del lago de As Encrobas.

Francisco Santos señala que Cerceda tiene una zona rural bastante extensa, en la que nunca se ha hecho una concentración parcelaria y que por no tener ni tiene un adecuado inventario de bienes municipales. De hecho, acaba de hacerse una relación de caminos que incluía muchos errores, pero que considera un primer paso para la ordenación del municipio.

Por lo que respecta a las inversiones, el portavoz del PP señala que se hacen «a demanda, donde máis choran, máis lle dan».

Para el concejal Francisco Santos, la situación de municipio de Cerceda no hace más que empeorar y el pueblo no resulta atractivo para la población y todo ello se debe, dice el concejal, a que no hay en el gobierno local que sepa qué quiere conseguir, que tenga una idea de cuál será el futuro del territorio.

«Foron os 3 anos máis anodinos desde que son concelleira»

Rocío da Igrexa no nota a García Liñares «tan metido no papel de alcalde como noutros mandatos». Esa puede ser la razón de que los tres años hayan sido «anodinos» o quizá el motivo es que con la crisis «xa non pode petar nas portas que antes petaba», dice refiriéndose al apoyo económico de otras Administraciones.

Lo que realmente preocupa a la concejala del BNG son las causas judiciales que afectan al alcalde y también que no se haya dotado de servicios a Cerceda para evitar que siga perdiendo población. El cierre de la escuela de Queixas o la falta de transporte público no pueden, reconoce, ser achacable al Concello, pero cree que el gobierno local ha hecho nada para resolver este problema.

Para la edila, el de García Liñares es «un proxecto esgotado» y se queja de que todavía no haya un plan urbanístico tras más de 24 años de gobierno socialista. El motivo principal, considera la concejala, es la falta de planificación, el hecho de gobernar a base de momentos de inspiración.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La falta de un PXOM lastra el futuro de una Cerceda que pierde población