La fiesta del fútbol de la Costa


Hay que tener afición y, sobre todo, valor y ganas para, un sábado de lluvia y frío, coger e ir a ver la final de la Copa Coruña en Cerceda, entre el Paiosaco y el Victoria. Fueron dos mil seguidores, en su mayoría de la parroquia de Lestón, los que reventaron el aforo de la única grada, con todo tipo de distintivos. Animaron sin descanso a los suyos pese a que el tiempo invitaba más a quedarse en casa. Ambas aficiones dieron un magnífico ejemplo de cómo animar a los suyos, incluso con el marcador en contra y cuando las fuerzas flaqueaban. Fueron el verdadero aliento a unos chavales, que se dejaron la piel en la piscina en la que se convirtió el terreno de juego. Muchos de ellos apenas cobran entre 150-250 euros al mes.

Un amigo que entiende de esto del fútbol modesto y aficionado de la zona me comentó que hay cuatro aficiones tremendamente fieles a los colores, y me citó al Paiosaco, Baio, Sofán y Fisterra.

Dos mil aficionados en una final de Copa da Coruña supone, por otra parte, dejar el listón muy alto para el resto de competiciones locales. Un dato a tener en cuenta: en el partido de vuelta de la primera eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda B entre el Bergantiños y el Cirbonero acudieron hasta As Eiroas unos 1.200 aficionados. Y habrá que estar atentos a las cifras de este domingo (17.00 horas) en la final de la 55.ª edición de la Copa da Costa, que se disputará en el Platas Reinoso de Baio entre el Xallas de Santa Comba y el Sofán. En teoría son dos conjuntos que arrastran muchos seguidores. Para los de O Carral será su estreno en una final y seguro que irán en masa a Baio. Los xalleiros son más veteranos en estas lides y ese pequeño plus les confiere, a priori, el cartel de favoritos. Pero será, sin duda, una final espectacular, igualada y competida con dos conjuntos de la misma categoría (Preferente) en la que el Xallas acabó la liga tres puntos por encima del Sofán.

Será el gran colofón de fiesta a un torneo, cuya organización ha recibido en los últimos años numerosas críticas por el diseño planteado y las fechas fijadas de las eliminatorias, coincidentes en muchas ocasiones con trascendentales partidos de liga tanto por la zona alta como por la baja. Noé López, el entrenador del Fisterra hasta hace pocos días, comentó recientemente en Radio Voz que se había producido una adulteración de este prestigioso torneo. No estaría de más que los que dirigen el fútbol de la Costa se reunieran después de la final de este domingo en la sede que la federación habilitó en Baio y rediseñaran una competición del k. o. con mucha solera en la Costa da Morte, y en las comarcas de Muros y Noia desde hace más de medio siglo. El veterano fútbol de la zona se merece esto y más.

Autor Toni Longueira deportiva

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La fiesta del fútbol de la Costa