Los grandes logros de la lucha social

Cada infraestructura, dotación o servicio logrados en la zona tiene detrás una movilización que hoy en día no se ve

.

carballo, cee / la voz

La historia reciente de la Costa da Morte está repleta de batallas sociales, muchas de ellas perdidas, pero también alguna ganada, para denunciar gestiones políticas -todos recordamos las imágenes del Prestige-, pero sobre todo para reclamar servicios e infraestructuras o para oponerse a ellas, por entender que traían más daño que riqueza.

El catálogo es muy variopinto, pero existen una serie de denominadores comunes, que los políticos y activistas sociales de entonces -el término ni siquiera existía- recuerdan con nostalgia y, sobre todo, con la amarga sensación de que en la mayoría de los casos no hay capacidad o voluntad para repetirlas. En los tiempos en que protestar es poner un comentario en el Facebook y reclamar, abrir una firma digital en Change.org, se echan en falta líderes y, sobre todo, la conciencia social que llevaba a un vecino de Ponteceso a reclamar un servicio para Zas o a uno de Carballo oponerse al derribo de una casa en Cerceda.

Hay fracasos sonados en temas educativos, portuarios, viales, patrimoniales, pero también ejemplos en los que, muchas veces después del empeño de años y el arrojo de un puñado de ‘locos’ permitieron a la comarca contar con cosas que en algunos casos costaba soñar. Ahí está la Autovía, que la AC-552 dejase de ser un camino de cabras, el puerto de Brens, el Hospital Virxe da Xunqueira, el Castillo de Vimianzo o las Torres do Allo recuperadas, los Batáns do Mosquetín restaurados o que los pagos por los eólicos y la leche fuesen un poco menos abusivos. Logros que hubo que sudar.

«Sempre tendemos a dulcificar as cousas, pero o certo é que houbo moitas feridas»

Hace ahora once años, en el 2007, un grupo de estudiantes de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Santiago de Compostela rodaban y estrenaban el documental Area nos ollos: a loita por Baldaio 30 anos despois para recordar los hechos de aquel 8 de mayo de 1977, cuando Carballo vivió la manifestación más importante que pueda recordar la gente de la capital de Bergantiños.

Ahora, ya son más de 41 años desde que los ciudadanos se levantaron en contra de la explotación de la marisma de Baldaio

El documental se centra en el hecho concreto de la manifestación y su porqué. La marisma de Baldaio se encontraba desde 1947 en manos de una concesión marisquera que ocultaba la extracción masiva e ilícita de arena, llegando a ser más de cien los camiones diarios que salían del lugar durante la década de los años 70. «Aos que usabamos a ría para desfrutar dela non nos deixaban nin usala», comenta en el reportaje Francisco Felípez, vecino de Baldaio. Los vecinos de Lema no podían bajar a la playa así como tampoco podían ejercer el derecho al marisqueo comunal, al tiempo que muchas zonas de pastoreo fueron anegadas. Las compuertas se abrían y se cerraban en función de los intereses de la empresa y no según las mareas, provocando así una gran catástrofe medioambiental. Finalmente, se opta por convocar una manifestación en Carballo el 8 de mayo de 1977, un domingo de feria, a la que acudieron más de 4.000 personas. Finalmente la lucha tuvo un final feliz, y el Tribunal de Justicia de Galicia dio la razón a los vecinos.

Después de más de tres decenios, el tema sigue de actualidad, para no olvidar y, quizás también para buscar parecidos.

El músico Xosé Antón Bocixa fue el encargado de presentar ayer por la tarde en la Biblioteca Rego da Balsa de Carballo un acto para el recuerdo por la lucha de la ría de Baldaio, un encuentro muy emotivo y en el que estuvieron presentes algunas de las personas que vivieron en primera persona la revuelta. Entre ellos, el alcalde de Carballo, que ya por aquel entonces era militante nacionalista. Tras la proyección del documental Area nos Ollos, Ferrero compartió con los presentes los recuerdos que todavía guarda del acontecimiento. «Eran tempos nos que había que posicionarse. Só interpretando este contexto se pode coñecer a realidade. Sempre tendemos a dulcificar as cousas e falar dos éxitos, pero o certo é que houbo moitas feridas», explicó Ferrero. El acto también recordó la figura de Moncho Valcarce, conocido como el cura das Encrobas, e icono de la lucha campesina de finales de los años 70.

Hitos

1992

Polígonos. Las reivindicaciones tuvieron distintas épocas hasta los que se construyeron después del Prestige. Por estos años arrancaba el de Bértoa.

1993

Hospital. La pelea ya venía de lejos, pero solo unos años después, con la inauguración en 1997 se hacía realidad el Virxe da Xunqueira.

1996

Autovía gratuita. Nada se consiguió porque a día de hoy la AG-55 sigue siendo de peaje, pero fue un asunto de movilización social mantenido en el tiempo. Posteriormente daría paso a la reivindicación de la de la Costa da Morte, que se logró aunque siga todavía incompleta.

1998

Castillo de Vimianzo. Su recuperación fue todo un hito, seguido al año siguiente por la compra y reforma de las Torres do Allo por parte de la Deputación da Coruña. Hoy ambos bienes patrimoniales están gestionados por los concellos con éxito.

2002

Prestige. Sin duda es el mejor ejemplo de movilización colectiva en la Costa da Morte y fuera de ella, aunque con muchos enfoques, desde el solidario de las limpiezas hasta el de la crítica política.

2003

Mina de Corcoesto. Es un tema recurrente que aflora y vuelve a morir con el tiempo siempre en medio de la polémica.

2004

Eólicos. Llevaban ya años instalados y no se puede establecer tampoco una fecha concreta, pero fue a partir de esta época cuando los propietarios empezaron a revelarse por los precios irrisorios que se pagaban por los terrenos. En algunos casos se llegó a acuerdos que, sin ser todavía justos, mejoraron condiciones.

2005

Puerto de Brens. El pleno ceense llevaba ya muchos años reclamándolo y al fin, con el convenio Xunta-Ferroatlántica se le dio luz verde a la ampliación.

2006

Piscifactorías. También fue un proceso de años en el que se sucedieron las manifestaciones a favor y en contra de su instalación.

2017

Centrales del Xallas. Las protestas pararon, por ahora, su venta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los grandes logros de la lucha social