La térmica de Meirama está a pleno rendimiento por la grave sequía

La planta lleva desde mayo produciendo energía al máximo de su capacidad

.

Carballo / la voz

La central térmica de Meirama está produciendo energía eléctrica al máximo de su capacidad. Es decir, entre 550 y 555 megavatios a la hora, según los cálculos facilitados por el presidente y el secretario del comité de empresa Bautista Vega Tato y Manuel Veiga Bendaña, respectivamente.

Ambos representantes sindicales señalaron que la actividad productiva se disparó desde que el 11 de mayo se dieron por finalizados los trabajos de arreglo integral de la planta, valorados en unos cinco millones de euros. Las mejoras habían arrancado el 1 de abril. «A planta está na actualidade ao seu máximo de capacidade. Ata tal punto que cubrimos a produción asignada a comezos de ano por Industria», y estimada en unos 3.000 gigavatios para todo el 2017.

De hecho, consideran que no está prevista, salvo cambios de última hora, ninguna parada técnica de aquí a final de año y, que, de continuar esta tendencia, la producción generada por la factoría cercedense podría superar, incluso, la cifra asignada en enero de este año por Red Eléctrica (empresa dedicada en exclusividad al transporte de energía eléctrica en España).

Entre las principales causas argumentadas por Bautista Vega Tato, de la CIG, y Manuel Veiga Bendaña (UGT), para justificar el buen momento productivo por el que atraviesa la factoría, destaca uno de manera significativa: la prolongada sequía, que ha obligado a las autoridades competentes a tirar de las térmicas para garantizar el suministro de energía eléctrica en el país. «Non houbo apenas vento e choiva nos últimos meses. As enerxías renovábeis non garanten os niveis de subministro e polo tanto aumenta a carga de traballo das térmicas», apuntó el presidente del comité de empresa en la planta cercedense, quien tiene claro que de seguir esta buena climatología, la actividad en Meirama está más que garantizada de aquí a diciembre. La caída en picado del agua acumulada en los embalses, como el de Santa Uxía, y los bajos niveles de los principales cauces fluviales de la Costa da Morte, como el Anllóns, Río Grande, Castro o Xallas, dejan bien a las claras que harán falta varias jornadas de intensas precipitaciones para lograr recuperar algo estos bajos porcentajes. Y eso, a muy corto plazo, y según las previsiones de Meteogalicia, no se va a producir, por lo que las centrales térmicas, como Meirama, continuarán siendo un activo muy importante para garantizar el suministro a hogares y empresas.

En el comité de empresa insisten en la viabilidad de la planta cercedense por sus bajos costes de producción en comparación con aquellas térmicas que se nutren de carbón nacional. El coste del megavatio en Meirama ronda en la actualidad los 50 euros, lo que supone estar entre 20 y 30 euros por debajo del precio ofertado por las plantas que emplean combustible fósil nacional. A esta coyuntura favorable hay que añadir la supresión, hace ahora unos cuatro años, de las ayudas a la producción de energías renovables, que en la práctica significaba subvencionarlas con entre 35 y 40 euros por megavatio producido. En la actualidad, según algunos expertos consultados, el coste del megavatio ronda los 80 euros, es decir aun 38 % más caro que el generado en la planta de Cerceda.

Preocupación por no concretarse la comprometida inversión de 120 millones de euros

Mientras la actividad ha ido en aumento en los últimos seis ejercicios, Gas Natural Fenosa sigue sin garantizar la comprometida inversión de 120 millones de euros, que deberían servir para modernizar las instalaciones y adecuar el nivel de emisiones de gases a la atmósfera a lo que exige la Unión Europea. De no concretarse la medida, la vida útil de la planta cercedense tendría fecha de caducidad: el 2023.

En enero del 2015 el consejo de administración garantizó la continuidad de la factoría. Sin embargo, el tiempo pasa y la fecha tope para decidir qué va a hacer se aproxima: mediados del 2018. La dirección sigue sin despejar el futuro, como quedó corroborado en abril de este año, y la ausencia de noticias empieza a preocupar entre los 150 trabajadores (medio centenar vinculados a empresas auxiliares). El presidente del comité de empresa, Bautista Vega, mostró su preocupación y pide a la empresa que aclare su postura a la mayor brevedad posible.

El dinero

La segunda vida de la planta de Meirama parece que está resultado muy provechosa. La sequía y los costes añadidos de otro tipo de energías la convierten en una ventaja en tiempos de crisis y en estaciones de sequía. Falta por ver si la térmica de Cerceda llega a una tercera vida. En este caso, su remozado costará la friolera de 120 millones de euros. Seguro que harán muchas cuentas y le darán muchas vueltas. Decidirá el dinero.

Seguir leyendo

Votación
0 votos
Comentarios

La térmica de Meirama está a pleno rendimiento por la grave sequía