Un complejo residencial condenado a la ruina más absoluta 32 años después de inaugurarse la primera fase

En los años 80 se convirtió en un verdadero lujo tener una segunda residencia en Monte Xalo


En su día se habló de la gran urbanización privada del área metropolitana. Una promotora propuso hacer un gran complejo residencial en Monte Xalo que se construyó a principios de los 80. El acta de constitución de la comunidad vecinal data de 1985. El plan de trabajo se llevó a cabo sobre una superficie de 1,5 millones de metros cuadrados. Terra Nosa S.?A. solo acometió la denominada primera fase. La segunda no llegó a urbanizarse y carece de todo tipo de servicios públicos: aceras, carreteras sin asfaltar, saneamiento y alumbrado.

Aquella iniciativa se planteó a lo grande. Pista de fútbol sala, de tenis, de frontón, de baloncesto, parque infantil, piscina, un restaurante (lleva cerrado varios años) y hasta un campo de fútbol de hierba natural.

Bolsillos solventes

En los años 80 se convirtió en un verdadero lujo tener una segunda residencia en Monte Xalo. Era algo apto solo para bolsillos solventes. En la primera fase hubo verdaderas pujas por hacerse con una parcela o una casa. Treinta y dos años después las cosas han cambiado. Algunos inmuebles con acabados de primera se malvenden. Si es que hay comprador. En algunos casos los propietarios se deshacen de sus casas perdiendo hasta cuatro veces su valor de adquisición. Un chalé de dos plantas con cierre de piedra se vendió a finales del 2015 por apenas 92.000, cuando su valor normal de mercado rondaría los 350.000. Un vecino de A Coruña abonó hace unos diez años por una parcela de 1.500 metros cuadrados unos 60.000 euros. «Hoy vale mucho menos, seguro», dijo ayer.

Pero la dudosa calidad de estos servicios básicos es extensible a otros como el de Correos. Las cartas y las notificaciones a los vecinos que viven en la parte de Carral no se gestionan desde este Ayuntamiento. Las misivas son remitidas a Cerceda, y un empleado se encarga de repartirlas «incluso, con dos meses de retraso», apuntó Mari, otra vecina. Lo mismo sucede con el servicio de recogida de la basura, de la que se hace cargo el Concello de Cerceda pese a que hay 200 propietarios asentados en el Ayuntamiento de Carral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un complejo residencial condenado a la ruina más absoluta 32 años después de inaugurarse la primera fase