Los brotes verdes resurgen en Cerceda


Son 400 millones de euros y no se trata de un premio de la Bonoloto o de la Primitiva. Son inversiones previstas en Cerceda. De Gas Natural-Fenosa y de la Xunta para potenciar la central térmica de Meirama y ampliar y mejorar las instalaciones de Sogama, respectivamente. Con respecto a la multinacional, está prevista una inversión de 120 millones para reducir las emisiones de gases a la atmósfera y cumplir con los criterios medioambientales fijados por Bruselas. En el caso de la Xunta, serán 275 millones e incluye la ampliación y mejora de los sistemas de tratamiento de la basura y la construcción de una planta de compost en Areosa. Con estas inversiones, el municipio cercedense se toma un leve respiro y empieza a atisbar los famosos brotes verdes que en su día vio Zapatero y que hora pregona Rajoy.

Y es que hubo un tiempo en el que Cerceda era la envidia de Galicia. Con algo más de seis mil habitantes, figuraba entre las localidades con mayor renta per cápita. El presupuesto municipal alcanzó los 32,7 millones de euros (2008), muy por encima de los 25 millones que maneja Carballo hoy. Eran tiempos de bonanza económica, en los que las tasas de paro eran irrisorias (5-5,5 %), donde el ladrillo crecía como la espuma. Pero todo aquello saltó por los aires y aquel Concello que manejaba dinero a raudales entró en dificultades. Lo primero fue la decisión del Gobierno de cortar las ayudas del Plan Miner, que suponían entre el 65 y el 75 % del presupuesto. De aquellos 32,7 millones de euros de previsión de ingresos, se pasó de la noche a la mañana, a poco más de siete millones. La tasa de paro repuntó y Cerceda empezó a perder población de manera acusada.

Todo parecía ir en contra. Pero paradojas del destino, el viento cambió de dirección y empezó a soplar de popa. Primero, con la decisión de Industria de suprimir las ayudas a las renovables y de impulsar el consumo de carbón foráneo como materia prima, lo que supuso la revitalización de la central térmica de Meirama, que ha triplicado la producción anual ofertada por Red eléctrica. Y segundo, el frustrado proyecto de construcción de la denominada Sogama dos en la provincia de Ourense. El Ayuntamiento cercedense movió muy bien los hilos para aprovechar el rechazo que este proyecto generaba en Ourense para convencer al entonces conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, para que apostase por Cerceda. Y así fue. Ahora habrá una inversión de 275 millones de euros a ejecutar antes del diciembre del 2018.

A nivel de empleo, no se prevé un maná de contrataciones, pero algo caerá, aunque sea una pedrea. Algo que no está nada mal viendo los tiempos que corren.

Por Toni Longueira CIUDADANA

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los brotes verdes resurgen en Cerceda