El fallido Circuito de Velocidade tiene otra vida 16 años después

Una entidad, presidida por un coruñés, lo utiliza para entrenamientos de motocrós


Carballo / la voz

Los terrenos que desde hace casi tres décadas fueron elegidos para albergar el fallido Circuito Galego de Velocidade de Cerceda han sido cedidos por el Concello a un particular para que los amantes del motocrós tengan un espacio donde practicar su disciplina favorita. El Ayuntamiento acordó hace año y medio con Juan Manuel Amado Gabeiras, vecino de A Coruña, la cesión de las parcelas, situadas entre Cerceda y A Laracha. Según el pacto al que llegaron entonces, el beneficiario se haría cargo de la gestión del recinto y de mantenerlo limpio y adecentado. El acuerdo fue en principio «de dous anos con opción a outros dous», apuntó el alcalde, José García Liñares. El objetivo de esta idea es poner en valor unos terrenos de capa caída tras el fracasado intento de crear el tan comprometido circuito de velocidad, una idea que surgió en 1990, aunque la firma del convenio para la consecución de los terrenos se ratificó en el 2000.

Rebeca de Miguel Sánchez, esposa de Juan Manuel Amado, explicó cómo se gestó la iniciativa: «Tenemos un hijo, Hugo Amado de Miguel, de nueve años, que es campeón gallego alevín de motocrós. El problema es que para poder entrenar teníamos que desplazarnos a Pontevedra, Asturias... Todos muy lejos», apunto Rebeca, vecina también de A Coruña. Y añadió: «Nos enteramos de que había estos terrenos y hablamos con el alcalde de la posibilidad de llevar la gestión y la verdad es que todo fueron facilidades». El primer paso fue crear una entidad, el Motopark Cerceda, del que Juan Manuel Amado es presidente. El segundo, realizar labores de mejora en el trazado, de 1,6 kilómetros, para lo cual los promotores contaron «con la ayuda inestimable del Concello».

El recinto entró en funcionamiento hace año y medio, «cumplirá dos años el 24 de septiembre» y los promotores esperan seguir «muchos años más». Con Hugo Amado también entrena otro campeón gallego, José Canosa Fernández, de 13 años.

El circuito, según ella, acogió «un par de pruebas, en las que se dieron cita entre 100 y 115 pilotos». Los interesados tienen que abonar diez euros y acudir equipados y asegurados. Aunque el Motopark Cerceda tiene la posibilidad de habilitar un seguro. En Semana Santa acudieron entre 25 y 40 deportistas al día, «muchos de ellos de Pontevedra, Asturias, Madrid y Portugal». Según Rebeca, solo hay un concello que tiene un circuito de motocrós de las características de Cerceda: el de As Neves.

Documentación: Un proyecto ideado en 1990 que quedó en agua de borrajas

El proyecto del Circuito Galego de Velocidade de Cerceda fue uno de los muchos que quedaron en el cajón del olvido, pese a los reiterados compromisos de las Administraciones de llevarlo a cabo.

1990. Surge la idea de construir el circuito. La federación gallega eligió Meirama.

1991. Se eligen 2.640.000 metros cuadrados en O Porto do Eixo. Los afectados son unos 500 y se constituye la sociedad Circuíto Galego de Velocidade.

1992. Se forma la comisión supramunicipal y se inauguran las oficinas. Los dueños de las parcelas inician movilizaciones.

1993. Se realizan sondeos de los terrenos y se presenta el estudio de implantación. A Laracha y Cerceda llegan a un acuerdo para las expropiaciones.

1994. El pleno de Cerceda aprueba el plan del circuito.

1995. Elegido un nuevo consejo de administración de la sociedad.

1996. La Diputación coruñesa acuerda aportar 841.000 euros (140 millones de pesetas).

1997. Encargan a Norcontrol el estudio de impacto ambiental.

1998. La sociedad anuncia una inversión de casi 5 millones de euros (800 millones de pesetas).

1999. La federación plantea la opción de Silleda tras bendecir la de Cerceda.

2000. La Xunta confirma Cerceda como sede del circuito. Se firma el convenio para la consecución de los terrenos.

2002. El Concello remite a la Xunta el plan definitivo del trazado.

2004. Manuel Fraga garantiza al alcalde, García Liñares, la construcción de las instalaciones.

2007. Un inversor privado dice que construirá el circuito de alta velocidad, proyecto valorado en 90 millones de euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El fallido Circuito de Velocidade tiene otra vida 16 años después